PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Claves para vencer el síndrome postvacacional

Laura García García Coaching con Laura
27 Aug 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Un año más se acerca el final de las vacaciones y con él una temida tarea: vencer el síndrome postvacacional.

Llega la hora de guardar toallas, bolsos de playa, sombreros, chanclas… y, volver a la rutina.

Aunque durante este mes hayas intentado, por todos los medios, desconectar de relojes y calendarios, tu cuerpo y tu mente ya saben que el final de los días de descanso está próximo. Y, es posible que estés empezando a sentir emociones y estados de ánimo que así lo confirman.

Por ese motivo, me ha parecido interesante hacer hoy un recorrido por las diferentes emociones que, tradicionalmente, aparecen en esta época del año.

Por supuesto, no significa que tengas que vivirlas todas. Ni que seas “un bicho raro” por no sentirte de la forma descrita. Es tan sólo una mirada general por el universo de las emociones.

Cómo vencer el síndrome postvacacional 

Cuando las vacaciones llegan a su fin, o incluso unos días antes de que esto ocurra, es frecuente encontrarse abatida, desmotivada y falta de energía. Si este es tu caso… tranquilidad. Cada vuelta de verano vivo esta situación en mis consulta y, te aseguro que no ocurre nada de lo que preocuparse. Y, ni mucho menos, estás entrando en un proceso depresivo.

Tan sólo estás atravesando un pequeño proceso de “duelo” por la pérdida de todo lo vivido durante las vacaciones.

La libertad de horarios, el aire libre, la falta de rutinas… Tu  cuerpo y tu mente tienen que volver a adaptarse. Y, para ello, necesitan unos días.

¿Cómo puedes agilizar este paso?

Enfócate en el presente 

Ayuda a tu mente a vivir en “momento hoy”. Céntrate en las personas, las situaciones, las oportunidades que tienes en este preciso instante. Pensar en las vacaciones y recordarlas está bien, pero quedarte anclada en ellas es peligroso. La clave, está en poner el foco en el ahora. Porque, ya sabes que es lo único sobre lo que puedes actuar.

Mantén a raya la ansiedad y el estrés 

La ansiedad y el estrés son otras de las principales emociones que suelen entrar en escena. La vuelta al trabajo, al colegio, los preparativos, el sin fin de llamadas, correos electrónicos pendientes o citas que tenemos que gestionar, aparecen de pronto en nuestra cabeza y nos llegan a quitar el sueño.

Desde el punto de vista de la ansiedad y el estrés, lo que más no inquieta no es el trabajo en sí. Estamos perfectamente capacitados para gestionarlo. Lo que realmente nos pone nerviosos es pensar en la cantidad de cosas que nos quedan por hacer.

Entonces… ¿Cómo controlar los niveles de ansiedad y estrés que genera la vuelta de vacaciones?

En primer lugar, te sugiero hacer ejercicio. El ejercicio físico te ayudará  a rebajar los niveles de ansiedad. Y a alejar tanto los pensamientos negativos como las preocupaciones. Eso, sin olvidar lo bien que viene para perder esos kilitos que  se han venido con nosotros a casa desde la playa.

Y, también, planifica tu vuelta priorizando tareas. Es importante que, incluso antes de que te vayas de vacaciones, tengas organizada la vuelta. Así ya sabes de antemano lo que te vas a encontrar y podrás organizarte para no tener que hacerle frente a todo de golpe. Pero, si no lo has hecho, este es el momento de priorizar entre las tareas y organizar tu tiempo de forma realista. Recuerda el refrán: “quien mucho abarca poco aprieta”. Separa lo importante de lo urgente y, si hay que delegar o aplazar alguna cosa, atrévete a hacerlo.

Confía en ti para afrontar los cambios 

Si tu verano ha traído consigo cambios importantes en tu vida, por ejemplo, un nuevo trabajo, un cambio de pareja o de ciclo formativo (en el caso de los estudiantes), es posible que sientas miedo o inseguridad.

Lo desconocido siempre provoca esa sensación en nosotros. Es cuestión de aceptarla como algo natural. Y, para lograrlo, no dudes en contrarrestarla con una buena dosis de sana autoestima.

No seas duro ni exigente contigo mismo 

Quiérete, recuerda tus logros y la cantidad de veces que, a lo largo de tu vida, te has enfrentado a los cambios. Felicítate por las cosas bien hechas y no te castigues por los fallos. De ellos, siempre sacarás una enseñanza positiva. Cuando los cometas, tan solo rectifica y aprende. 

Vivir implica cambiar y avanzar, crecer y fallar. No intentes ser perfecta y hacerlo todo bien desde el minuto 1. Porque todos tenemos derecho a equivocarnos y a aprender.

Come bien y descansa adecuadamente 

Estos son dos clásicos que recomendamos todos los profesionales de la salud y, por tanto, no podían faltar en estas recomendaciones para vencer el síndrome postvacacional.

Mantener unos buenos hábitos alimenticios es imprescindible en este momento. Toma alimentos ricos en vitaminas. Verás que te ayudan a mejorar tu estado de ánimo. Y, al mismo tiempo, reduce los azucares y las grasas saturadas, que te roban esa energía que tanto necesitas.

Y, finalmente, descansa. Vuelves de unos días con menos actividad y tu cuerpo necesita acostumbrarse al nuevo ritmo. Escúchale y si te pide descansar, hazlo. Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán y de paso serás bastante más productivo.

Por supuesto, si ves que la situación se te hace este año más cuesta arriba que de costumbre, no dudes en pedir ayuda profesional. Te aseguro que es la mejor forma de afrontar la nueva temporada que comienza. Con ilusión, positividad y energías más que renovadas. ¡Feliz regreso a la vida real!

Laura García

www.coachingconlaura.com

Publicidad
Publicidad