PREVIOUS_POST

Aprender a desconectar

Laura García García Coaching con Laura
30 Jun 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Aprender a desconectar es el gran reto al que nos enfrentamos cuando llegan las tan deseadas vacaciones.

Resulta paradójico. Son los días más esperados de todo el año. Y, sin embargo, a todos no nos resulta igual de fácil pasar de la frenética actividad del día a día, a la tranquilidad y relax.

Como ya imaginarás, los días previos a la salida vacacional suelen ser jornadas agotadoras. Sobre todo si eres autónomo, freelance o emprendedor.

Tras un año de rutina laboral, se hace realmente imprescindible desconectar y pasar al “modo vacaciones”. Porque, el no saber desconectar del trabajo puede ocasionarnos más de un disgusto, enfermedades, problemas de ansiedad e insomnio. Además, nos impide disfrutar de los merecidos días de descanso que tanto necesitamos tanto a nivel físico como mental.

Tiene tanta importancia para nuestra salud, que hoy no he querido darle la importancia que merece. Por eso, voy a mostrarte algunos de mis trucos para conseguir, de una vez, aprender a desconectar de forma adecuada.

Rutina imprescindible de desconexión Pre-vacaciones 

Resuelve todos los temas pendientes 

Es el momento de recurrir a las listas de cosas pendientes de hacer y dedicar un poco de tiempo a su resolución. Intenta cerrar todos esos temas que llevas arrastrando semanas o meses o se marcharán contigo de vacaciones.  Merece la pena que te esfuerces un poco para conseguirlo. La recompensa será enorme.

Automatiza todo lo que sea posible 

En mi caso, intento dejar planificado y programado todos los temas relacionados con el blog, los cursos o las redes sociales. Eso no va a impedir que tengas que estar un poco al tanto durante tus vacaciones. Pero, te dará la posibilidad de planificar con antelación y adelantar gran parte del trabajo que, de otra forma, tendrías que realizar durante tus vacaciones.

Recurre también a las respuestas automáticas en los mails. Redacta una respuesta clara. Y, si es posible, ofrece alternativas de comunicación a tus clientes para que no se sientan abandonados durante tus vacaciones.

Planifica la vuelta al trabajo 

Puede parecer una contradicción, ya que estamos hablando de trucos antes de marcharte. Pero…¡todo lo contrario! Una correcta planificación de la vuelta te ayudará a marcharte con una mayor tranquilidad. Ya sabes lo que te espera. Así que, respira, sosiégate y evita ponerte excesivas reuniones o entregas el primer día de tu regreso. ¡Bastante tendrás con echar de menos las vacaciones y adaptarte de nuevo a la rutina!

Decide tus momentos de conexión y compromete contigo mismo  

Es posible que tu trabajo te impida cerrar el ordenador o apagar el móvil el primer día de tus vacaciones y encenderlos a la vuelta. Sin embargo, estoy segura de que sí que puedes vincular tu conexión solo a determinados momentos del día. Si esto es así, una buena opción puede ser establecer una hora en concreto para mirar los mails, WhatsApp o notificaciones relacionadas con el trabajo. Define una franja horaria para este tema. Y, sobre todo: mantente firme.

También te será útil definir qué es lo que tú consideras una emergencia y qué tipo de respuesta vas a dar en ese caso. Planifícalo a priori y, te aseguro que, no te arrepentirás

Cómo desconectar durante las vacaciones 

Desactiva las notificaciones del móvil y (si puedes) ponlo en silencio 

Este punto es importante, sobre todo si eres de esos que no pueden evitar mirar constantemente la pantalla y responder “ipso facto” a cualquier notificación que llegue. Unos días out te sentarán genial. Ya que no te vendrá mal desconectar de las tecnologías.

Si te has fijado un tiempo de  conexión al trabajo, cúmplelo

Evita ser permisivo y usa recursos externos para conseguirlo. Ponerte alarmas, comunicar tu decisión a tus acompañantes o trabajar sin cargador del ordenador, son algunas de las opciones que puedes usar.

Deja tu equipo de trabajo en casa 

Ya sea un ordenador, una cámara de fotos o un cuaderno para notas. Haz lo posible por no llevar el material de trabajo contigo a todas horas. Recuerda que quien evita la tentación evita el pecado. Verás que no hay nada tan importante o urgente que no pueda ser solucionado cuando vuelvas a casa, después de un  día de playa o al terminar una excursión. Relativiza. Si puedes delegarlo a algún compañero, mucho mejor. Pero si esto no es posible, y tienes que responder tú, sé fiel a tu compromiso. Y evalúa la urgencia antes de dejarlo todo y ponerte a trabajar en vacaciones.

Ahora que ya conocer estos trucos, comprobarás como aprender a desconectar es más fácil de lo que puede parecer. Y, desde ahora, ya no hay excusa para disfrutar al máximo de esos merecidísimos días de descanso. Te aseguro, que yo los pongo en práctica cada año y retomo mi trabajo como Psicóloga y Coach con las pilas cargadas al máximo.

Así es que, no lo pienses. Coge tu bañador, el protector solar, la toalla y …¡a por las vacaciones!

Laura García

www.coachingconlaura.com

Publicidad
Publicidad