PREVIOUS_POST
NEXT_POST

5 Ejercicios prácticos para trabajar tu Autoestima

Laura García García Coaching con Laura
17 Mar 2020 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Creo no equivocarme al afirmar que todos, en algún momento de nuestra vida, nos hemos planteado la necesidad de hacer lo posible por mejorar la autoestima. Pero… ¿Sabemos realmente qué es? ¿De qué manera afecta a nuestra vida y cómo es posible trabajarla de forma eficaz?

La definición más simple y sencilla de la autoestima dice que es “la valoración que hacemos sobre nosotros mismos”.

Y es tan importante porque es un filtro que regula nuestras conductas y anticipa resultados. Por tanto, condiciona nuestros deseos y aspiraciones. Y tiene relación directa con nuestros éxitos y fracasos.

Es decir, afecta a nuestra manera de estar y de relacionarnos con los demás. Ya que, no hay nada en nuestra manera de pensar, sentir y actuar que se escape al filtro de la autoestima.

Te lo explico con un caso muy sencillo.

Si yo, por ejemplo, creo que las personas introvertidas tienen menos éxito en su vida personal y profesional. Y yo me describo a mí misma como introvertida… Entonces, la valoración que hare sobre mi será negativa. Y eso hará que ni siquiera me atreva a ponerme objetivos que impliquen relaciones sociales o interpersonales. Puesto que, antes incluso de planteármelo me estaré ya diciendo, a mi misma, que no voy a ser capaz.

Autoestima y autoconcepto. En qué se diferencian 

Si quieres reflexionar sobre “el estado de salud” de tu autoestima puedes hacerte la siguiente pregunta:

Ante un error o equivocación, ¿qué pienso, qué siento o cómo me comporto?

Para responder a esta pregunta, lo primero que hay que hacer es dedicar un tiempo a reflexionar sobre nosotros mismos. Para, así, formarnos una idea de quién somos.

Es lo que se denomina autoconcepto. Es decir, “qué” es lo que “yo creo que soy”. Y refleja la forma en la que me describo. Por ejemplo, mi personalidad, mi carácter o mi forma de ver la vida.

De forma que:

  • AUTOCONCEPTO: cómo creo que soy
  • AUTOESTIMA: cómo evalúo eso que creo que soy

Obviamente, si nuestra autoestima está sana, no nos calificaremos por lo que hacemos. Sino que juzgaremos y calificaremos el comportamiento o error como inadecuado. Pero no, por ello, a nuestra persona.

Por el contrario, si nuestra autoestima es baja, no sabremos separar el error de nuestra identidad. Es decir, nos juzgaremos a nosotros mismos, y no al comportamiento, como inadecuado.

Un tercer tipo serian aquellos que buscan culpables o devalúan a los demás para no sentirse mal. Aún confundiendo lo que hacen con lo que son. Como imaginarás, en este caso tampoco hablamos de una autoestima sana.

Si has detectado que tu autoestima no está pasando por su mejor momento y desearías a hacer algo para cambiarlo… ¡estás de enhorabuena!. Porque la autoestima se puede trabajar y mejorar.

Cinco ejercicios prácticos para reforzar y mejorar la autoestima

#1 – Ten un objetivo diario

Al levantarte, ponte un objetivo para ese día. Por ejemplo, “mi objetivo para hoy va a ser ver el lado positivo de todo lo que me pase”. Y por la noche, analiza si lo has conseguido, en qué has fallado y qué has aprendido.

#2 – Focalízate en tu parte positiva

Todos tenemos limitaciones, pero también cosas positivas. Centrarnos en lo negativo y en nuestros defectos no nos deja sacar lo bueno que tenemos. Por eso, te reto a que escribas  un listado de todas las cosas buenas que tienes. Por ejemplo: “Listado de cosas que me hacen irresistible”. Verás cómo empiezas a detectar las cualidades que te han llevado a conseguir alguna meta que te propusiste.

#3 – Ten presente tus logros

Puedes anotar en una tabla tus logros. Porque, si una vez lograste algo es que tienes los recursos necesarios para volver a hacerlo. ¡Inténtalo de nuevo!

#4 – La importancia del “hoy”

Céntrate en el presente. Los problemas se resuelven aquí y ahora. Mantener tu mente centrada en el presente disminuye mi culpa y aumenta la autoestima. Porque verás que realmente sí que tienes recursos para afrontar las cosas que te pasan en tu día a día.

#5 – Equilibra con el “3 por 1”

Por cada pensamiento negativo o crítica negativa hacia ti, busca 3 positivos que lo neutralicen. Y digo 3 porque, lamentablemente, los pensamientos negativos dejan una huella muy profunda en nosotros. Y solo con uno positivo no se compensan.

Y por último, pero no menos importante, no dudes en buscar ayuda si la necesitas.  Cuando aceptamos que tenemos fallos o carencias y buscamos asesoramiento, nos sentiremos mejor. ¡Compruébalo!

Laura

www.coachingconlaura.com

Publicidad
Publicidad