Post
anterior
Siguiente
Post

Resistencias al cambio

Eva D. Liljeström Casa sin tóxicos
2 May. 2018 0 comentarios

blogs_image_post_detail

Aquí me he permitido tomar algunas de las típicas excusas con las que me encuentro a diario, y que Aitor Sánchez, en su libro "Mi dieta ya no cojea" (que ultra recomiendo) describe muy bien:

  • "De algo hay que morir". Claro, y nadie nos evita el que un día tengamos un accidente. Pero hablamos de tomar control: si podemos dar esquinazo a ciertas enfermedades, y tener mayor esperanza o calidad de vida ¿no es mucho mejor?.
  • "Toda la vida se ha hecho eso, y no ha pasado nada". Que se haya hecho "toda la vida", no quiere decir que sea lo mejor. Cambian las condiciones ambientales, los productos, los ingredientes, los procesos de elaboración... y hoy día se tiene constancia de ciertas enfermedades que antaño pasaban desapercibidas, o simplemente no estaban tan a la orden del día.
  • "Todo en exceso es malo": No en la misma medida. Hay productos cuyo consumo convencional se liga a enfermedades, y otros cuyo consumo las previene. El problema lo encontramos en que el consumo de unos y otros no es igual de frecuente ¿Dónde están las personas que abusan de las judías verdes?
  • "Hay que comer de todo": Negativo. Que se pueda comer de todo, o que una gran cantidad de alimentos sea digerible, no los hace ni convenientes, ni obligatorios. No hay alimentos, ni grupos de alimentos que sean imprescindibles.
  • "Siempre nos dicen lo que tenemos que comprar, o comer". Nadie impone dietas o hábitos a otra persona. Tener información sobre lo que es saludable y lo que no, hará que nosotros mismos tomemos conciencia de lo que queremos incluir en nuestro estilo de vida.
  • "No, si al final no se va a poder comer de nada". Hay que diferenciar entre lo que no es recomendable, y lo que no se puede comer. Una cosa es que haya alimentos que se puedan consumir, y otra es tener claro que no son sanos. Lo mismo, lo podemos aplicar a los productos de belleza, limpieza del hogar, menaje...

Fijaos que para aquellos productos que son saludables, no tenemos que preocuparnos en términos de "abuso", o "exceso" porque es bastante improbable su consumo en estas medidas. Nadie se bebe diez litros de agua, pero sin embargo hay quien se fuma dos cajetillas de tabaco al día.

Como ya he pasado por todas las etapas, puedo entender cómo te sientes cada vez que te encuentras con un obstáculo de los que te he mencionado. Mi experiencia personal, y mi formación a lo largo de mi carrera profesional hacen que me sienta capacitada para acompañarte en tu cambio a un estilo de vida más saludable  y menos tóxico :-)

Publicidad
Publicidad