PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Womenomics

Nerea Torres Egüén Camino hacia la cumbre
21 Dec 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Os quiero comentar hoy buenas noticias, o mejor dicho, buenas tendencias. Igual que en anteriores semanas he escrito sobre las optimistas previsiones del comercio electrónico, un sector en el que las mujeres han conseguido un protagonismo muy importante, hoy traigo también buenas perspectivas que se plantean especialmente para las mujeres en un terreno económico y profesional más amplio.

Leo, por ejemplo, que somos "el próximo boom económico." Y también que representamos un concepto nuevo que se instala con fuerza en el management y en el mundo de la empresa. El protagonismo femenino, en alza, tiene un nuevo nombre que corre entre las organizaciones profesionales y por la red. Lo bautizaron como Womenomics, tiene su propia web, y se fundamenta en sólidos datos económicos.

Womenomics, -viene de women, mujeres, y economics, economía- es el nombre que responde a un nuevo fenómeno que da poder al colectivo de las mujeres porque representan un nuevo modo de dirigir y gestionar; también porque está en nuestras manos el 85% de las compras de las compañías en el mundo; también porque está medido que las empresas que incluyen a las mujeres en la dirección alcanzan mayores niveles de competitividad, y todo eso es algo que las compañías no van a desaprovechar.

Creo que es importante enfatizar que no se trata de feminismo ni de políticas de cuotas; sino que estamos hablando solo de economía, de gestión, de practicidad, de productividad, de que las compañías van a integrar un agente que mejora sus resultados y que son las mujeres. No se puede perder el potencial de la mitad de la fuerza de trabajo probable, cuando además en muchos países representan más del 60 por ciento de licenciados que salen de las universidades.

Es resaltable también que se trata de una corriente mundial, que va más allá de las disposiciones europeas que nos afectan más directamente a nosotros y nuestro entorno más cercano y a las que, lógicamente, tenemos más en cuenta. Hablaba recientemente de HeforShe, el proyecto de Naciones Unidas que busca el apoyo de los hombres a las mujeres para aumentar su presencia en el mundo profesional y directivo; esa iniciativa por la que ellos, los hombres, son nuestros embajadores. Hay otras muchas en curso en muchos países que van fraguando el futuro protagonismo de la mujer en el ámbito profesional. Japón, por ejemplo, ha aprobado una ley para impulsar la presencia de mujeres en la dirección de las compañías y tienen el foco puesto en abril de 2016 para comprobar si se han cumplido los propósitos del primer ministro que se dirigen especialmente a las empresas de más de 300 empleados. Hablan de una nueva época en un país que baja las estadísticas hasta un 3 por ciento de mujeres en los consejos de dirección frente al 19 de Estados Unidos o 20 por ciento en Canadá. En Asia las asociaciones que promueven el ascenso de la mujer en la empresa están adquiriendo un fuerte protagonismo.

Joseph Quinlan, director general y jefe de estrategia de mercados de US Trust, la banca privada de Bank of America, entiende a las mujeres como "el recurso más infrautilizado e infraapalancado del mundo". Esta organización dice en su último informe que "siendo más ricas y más sanas, influyentes y creativas, las mujeres representan en estos momentos uno de los grupos económicos más poderosos, no solo en Estados Unidos, sino en el mundo entero". Las niñas cada vez van más al colegio y acceden cada vez más a las universidades aunque hay sociedades con carencias muy importantes.

Y por reforzar este concepto de Womenomics, recuerdo un informe de McKinsey Global Institute, que hace un cálculo sobre la incorporación en igualdad de condiciones de las mujeres al mercado laboral lo cual supondría sumar hasta 28 billones de dólares al PIB mundial en los próximos 10 años. Así que, insisto, no se trata de feminismo, se trata de un movimiento económico de calado importantísimo en la economía y que nos sitúa en una posición fundamental en los próximos años.

Por lo que a nosotras respecta, en particular, lo cierto es que nos pueden surgir algunas preguntas ¿Se puede ser una superwoman, una superboss y tener tiempo para ti? ¿Realmente tenemos las riendas en nuestras manos? ¿Queremos poder o flexibilidad?

Os invito a conocer algo más de esta realidad en www.womenomicstoday.com. Encontraréis datos interesantes de lo que ocurre acerca de este movimiento en todo el mundo. Bienvenidas a Womenomics¡

Publicidad
Publicidad