PREVIOUS_POST
NEXT_POST

nuevas claves para nuevos líderes

Nerea Torres Egüén Camino hacia la cumbre
17 Nov 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

 

La semana pasada participé en el "Día Mundial de la Calidad del 2015" donde abordé la Transformación Digital de las organizaciones y el nuevo liderazgo Ciberdirectivo para afrontar la gestión del cambio y conducir a las compañías a una mayor competitividad a través de la Excelencia.

Plantearse las claves del nuevo liderazgo es una consecuencia lógica de la innovación y la tecnología, de la velocidad del mundo global que obliga a la transformación completa de nuestras organizaciones. Nuestra sociedad ha cambiado y para llegar a nuestros clientes, nuestro liderazgo también debe cambiar.

Parto de la idea de que vamos hacia un nuevo estilo de liderazgo menos autocrático y más humano, diverso, flexible y adaptativo al cambio y a las nuevas tecnologías, que gestione la incertidumbre y la ambigüedad, que genere un entorno de innovación, con capacidad de servicio al cliente en las nuevas "experiencias" que se nos van a presentar. El líder, en general, tendrá que ganar en nuevas competencias y habilidades para estar a la altura de una nueva realidad.

Desde ese planteamiento, me gustaría aportar unas sugerencias sobre el nuevo perfil del líder del siglo XXI que nos permitirán conducir organizaciones globales, diversas, digitalizadas, innovadoras, que respondan a las exigencias de la nueva sociedad:

-Es innovador. Recojo una opinión de Steve Jobs en este sentido: "La innovación es lo que distingue a un líder de los demás. Las personas que están lo suficientemente locas como para pensar que pueden cambiar el mundo son las que lo cambian. La innovación no tiene nada que ver con el gasto en I+D. Cuando creamos el Mac, IBM gastaba 100 veces más en investigación. Se trata de buscar el liderazgo. Y eso exige mucho esfuerzo". Los mercados nos exigen una mayor capacidad de reacción ante las nuevas tendencias y nuestra principal arma es el impulso de la innovación. Necesitamos adaptarnos al mercado, ahora tan cambiante, porque es algo decisivo para la viabilidad de un negocio. No se puede ser experto en todo y hoy en día la probabilidad de perder el tren es cada vez mayor. Por ello, tenemos la responsabilidad de estar al día.

- Es Digital: El líder de una organización no puede quedar al margen de la revolución digital que está cambiando la sociedad, del Big Data, de la Industria 4.0, del Internet of things... Un líder debe estar en las Redes Sociales para gestionar su marca personal y corporativa porque ahora 140 caracteres pueden echar abajo el trabajo de muchos meses. Tiene que entender la relación de sus clientes con las marcas en el entorno digital y estar al tanto de las últimas tecnologías en comercio electrónico. Es el máximo responsable de lo que ocurra con su organización en la red, entre otras cosas porque sus colaboradores actúan en ella. No se trata de ser una "star" en las redes sino de controlarlas con transparencia y rapidez.

/Gestiona bien el talento. El mejor líder en el siglo XXI es el que mejor gestiona las personas y el talento. La generación Y, los millennials, estos colectivos actuales muy formados y con diferente mentalidad, van a ser colaboradores valiosos pero hay que crear el marco de trabajo adecuado para ellos. Es decir, crear un entorno de flexibilidad, ocio, con un proyecto profesional estimulante, con autonomía. Porque si no, se van. Hay que seducir y no imponer porque los valores de los colaboradores y de los equipos ahora son distintos y hay que dejar fluir la inteligencia colectiva. También es importante la implantación de planes de desarrollo personalizados de acuerdo con las capacidades de cada uno.

/Gestiona la diversidad. Una cualidad imprescindible porque el mundo global lo determina así. El liderazgo femenino va a reclamar protagonismo para alcanzar puestos directivos y es recomendable tener programas de diversidad, entendidos como una política de inclusión de diferentes formas de pensar, backgrounds, experiencia, expertise y cualidades individuales a través de todos los niveles. Hay que tener un foco en las mujeres, en los empleados de nacionalidades diferentes y con capacidades distintas.

/Crea líderes. La innovación y la tecnología junto con la inmediatez de las Redes Sociales nos llevan a procesos muy rápidos que en ocasiones no pueden ser controlados por una sola persona. Tenemos que saber impulsar líderes a distintos niveles en nuestros equipos. Hay que marcar un camino para todos ellos. Es el "líder coach" y tiene en cuenta también la importancia de la formación.

/Fomenta la participación. Es esencial incorporar las opiniones de todo el equipo y hacerles sentir partícipes en la toma de decisiones. Los beneficios que esto reporta son evidentes a la hora de motivar, hacer equipo y lograr el éxito de la organización aunque la última decisión no tenga que ser colegiada.

/Procura un ambiente saludable. Hay que generar un ambiente de trabajo sano y productivo que se preocupe por el bienestar de las personas y eso incluye un canal de comunicación entre líder y colaboradores basado en la transparencia. Es algo que ayuda a neutralizar a posibles colaboradores tóxicos.

Todo ello con el foco en la excelencia que nos va a permitir ser competitivos.

Publicidad
Publicidad