PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Las ciudades del futuro y sus aeropuertos

Nerea Torres Egüén Camino hacia la cumbre
14 Sep 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Se acabó el verano y volvemos a un nuevo curso tras las vacaciones. Es el regreso a la ciudad y eso me permite referirme de nuevo a los cambios que la tecnología nos trae porque nuestras ciudades, fijaos bien en ellas y en vuestras calles, viven y evolucionan con cambios constantes. Comienza la liga deportiva, pero resulta que hay otra a la que se llama la Liga de las Ciudades Inteligentes.

Recientemente, he visitado algunas ciudades europeas y he podido leer las opiniones de especialistas y urbanistas que trabajan para que sus ciudades, las urbes del siglo XXI, se encuentran en línea de salida en la competición para ser las más atractivas para atraer inversiones que traigan puestos de trabajo, así como para ser las más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente. Además, las Smart cities se han enfrascado en el cuidado de su marca; nos encontramos en la ciudad/producto que se vende a los mercados y a la opinión pública y también evoluciona gracias a la tecnología.

La innovación y la tecnología están redefiniendo las ciudades basadas en internet, internet of things, nuevas infraestructuras, la sostenibilidad, la eficiencia en la gestión de los recursos, el bienestar, la nueva relación con las administraciones públicas de los ciudadanos y, también, las marcas. Sus responsables deberán tener competencias distintas por trabajar en un marco digital y competitivo con cambios a gran velocidad. Los perfiles de trabajadores y funcionarios no podrán seguir siendo los mismos, primará la transparencia, y la forma de colaboración, para satisfacer las demandas de los ciudadanos, tendrá que evolucionar con el apoyo de internet.

Será necesaria toda esa transformación porque en el año 2050, el 70% de la población mundial vivirá en algo más del 2% del territorio. Las urbes crecen y se proyectan mega ciudades como una megaurbe de 130 millones de personas en China, una megalópolis de un tamaño equivalente a tres veces Andalucía.

La publicidad interactiva, la iluminación inteligente, los nuevos transportes, la nueva logística... van a cambiar la vida en esas megaciudades que traen consigo otra novedad muy destacable. Se trata de la construcción, que ya ha comenzado en países americanos, europeos y asiáticos, de las aerotrópolis, un concepto que define nuestro tiempo y que significa que en el futuro las ciudades podrían construirse alrededor de los aeropuertos que serían pequeñas urbes configuradas como grandes nudos de comunicación y como mini ciudades con oferta de todos los servicios necesarios para residir en ellas.

Publicidad
Publicidad