PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Apps, negocio en blanco y negro

Nerea Torres Egüén Camino hacia la cumbre
23 Apr 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

James Bond va a tener que espabilar mucho en sus próximas películas para impresionarnos como hasta ahora porque las aplicaciones prácticamente nos permiten ya poner la misma expresión que el espía británico cuando habla con su reloj para dar instrucciones a su automóvil. En breve nosotros mismos podremos, a través de nuestro reloj, entrar directamente en la habitación de un hotel, y contestar un mensaje o una llamada sin necesitar nuestro teléfono o cualquier otro dispositivo móvil.

Resulta que las aplicaciones son muy aparentes en ocasiones pero ¿menos exitosas de lo que parecen? Menos del 0,01% de las aplicaciones para móviles serán consideradas un éxito económico en el año 2018. Un porcentaje ínfimo de todos los proyectos presentados por los desarrolladores. Y ello se debe a que muchas se construyen como parte de la marca o por pura diversión. Hay demasiadas gratuitas siendo muy buenas como para que los clientes no sean muy exigentes a la hora de pagar alguna.

Las apps tienen cada vez mayor espacio en nuestra vida pero se quedan muy poco tiempo. Se calcula que se descargan 800 aplicaciones cada segundo en el planeta pero eso solo supone que ese sector se encuentra a un 5% de su capacidad de creación. Se estima también que cada persona podemos tener alrededor de unas 35 aplicaciones pero no las usamos más de cuatro meses, por lo general, y eso nos lleva a valorar que este nuevo negocio es un mundo de retos abiertos muy importantes todavía.

Deberíamos considera esta invasión de iconos coloristas en nuestras pantallas un sector de claroscuros; tiene sus pros y sus contras. Un sector que, quizá, por el momento reluce más de lo que es.

Si nos fijamos en las previsiones optimistas, visualizamos un futuro muy interesante para las apps para móviles o híbridas; está claro que para las aplicaciones sociales también; con un aumento en la educación y en los negocios; y también es evidente que se está demostrando que los usuarios de equipos de sobremesa se pasan a los móviles.

En las previsiones más oscuras, el desarrollo de las aplicaciones híbridas cuesta más tiempo y el diseño exige cada vez mayores desafíos igual que la protección de la intimidad y la protección de datos. Enormes retos para los desarrolladores.

La industria tiene su propio interés en este nuevo negocio, en aplicaciones que se integran en los procesos productivos pero sobre todo hay un sector que se ha fijado en su potencial, el de los departamentos de marketing y publicidad –basta salir a la calle para ver que la gente vive mirando sus pantallas. Según se van conociendo algunos primeros estudios ya sabemos que sólo en el 2014 la publicidad en aplicaciones móviles movió en EEUU unos 3600 millones de dólares, el 30% de la publicidad en dispositivos móviles.

Mientras se va desbrozando este sector "hiperactivo" podemos seguir jugando con nuestras pequeñas pantallas. Los juegos nos resultan gratis pero son los que hacen ricos a algunos.

Dulaney califica el mercado de aplicaciones móviles como "hiperactivo", con más de 200 proveedores de desarrollo de plataformas y millones de desarrolladores de aplicaciones. Además, la abundancia de buenas aplicaciones gratuitas eleva las exigencias del consumidor para pagar por otras.

"Hay demasiadas aplicaciones que son gratuitas y que nunca generarán ingresos directamente. Gartner prevé que para 2017, el 94,5% de las descargas serán gratuitas", señala Dulaney. "Entre las de pago, el 90% son descargadas menos de 500 veces al día y hace menos de 1.250 dólares al día. Esto va a ir a peor en el futuro, cuando habrá más competencia, especialmente en los mercados de éxito".

La pasada semana, Apple informó que el pasado año ingresó 10.000 millones de dólares por la descarga de aplicaciones, de los que el 70% van a parar a los desarrolladores. Aunque Google Play tiene más descargas y aplicaciones que AppStore, se considera que los ingresos de la tienda de Apple son 2,5 veces mayores que los de la tienda de Google.

Los juegos son las aplicaciones más descargadas y la que que más ingresos consiguen, pese a ser gratuitos. Candy Crash y Puzzle and dragons son los líderes mundiales por ingresos en 2013.

Menos del 0,01% de las aplicaciones para móviles serán consideradas un éxito económico por sus desarrolladores en el año 2018, según un informe de Gartner.

"El gran número de aplicaciones podría suponer que el móvil es el aparato que hará ricos a muchos", dice Ken Dulaney, vicepresidente de Gartner. "Sin embargo, nuestro análisis muestra que la mayoría de las aplicaciones para móviles no están generando beneficios y que muchas de ellas no están diseñadas para ello, sino para construir imagen de marca o solo por diversión. Los diseñadores que no lo sepan ver pueden encontrarse con la sorpresa de que los beneficios no le llegan".

Dulaney califica el mercado de aplicaciones móviles como "hiperactivo", con más de 200 proveedores de desarrollo de plataformas y millones de desarrolladores de aplicaciones. Además, la abundancia de buenas aplicaciones gratuitas eleva las exigencias del consumidor para pagar por otras.

"Hay demasiadas aplicaciones que son gratuitas y que nunca generarán ingresos directamente. Gartner prevé que para 2017, el 94,5% de las descargas serán gratuitas", señala Dulaney. "Entre las de pago, el 90% son descargadas menos de 500 veces al día y hace menos de 1.250 dólares al día. Esto va a ir a peor en el futuro, cuando habrá más competencia, especialmente en los mercados de éxito".

La pasada semana, Apple informó que el pasado año ingresó 10.000 millones de dólares por la descarga de aplicaciones, de los que el 70% van a parar a los desarrolladores. Aunque Google Play tiene más descargas y aplicaciones que AppStore, se considera que los ingresos de la tienda de Apple son 2,5 veces mayores que los de la tienda de Google.

Los juegos son las aplicaciones más descargadas y la que que más ingresos consiguen, pese a ser gratuitos. Candy Crash y Puzzle and dragons son los líderes mundiales por ingresos en 2013.

El negocio de ganar dinero con el desarrollo de aplicaciones para dispositivos móviles se va a poner más difícil en los próximos años. Hasta el año 2018, menos del 0,01% de estos servicios destinados al consumo masivo será considerado un «éxito financiero». El mercado ha crecido un 115% este año.

Según datos de la consultora Gartner, las razones de este escenario se deben a que cada vez más los usuarios se rigen por recomendaciones de amigos y contactos para descubrir nuevas aplicaciones en lugar de consultar las listas y navegar por las tiendas virtuales como App Store o Google Play.

«El gran número de aplicaciones móviles puede implicar que el móvil sea una nueva fuente de ingresos que traerá riqueza a muchos», señala Ken Dulaney, vicepresidente y analista de Gartner, quien destaca que la mayoría de las aplicaciones no están generando beneficios. «Muchas de las aplicaciones móviles no están diseñadas para generar ingresos, sino que se utilizan para construir una imagen de marca y el conocimiento del producto o son solo para la diversión de los desarrolladores».

Dulaney describe el mercado de aplicaciones móviles como «hiperactivo», con más de 200 proveedores de desarrollo de plataformas de aplicaciones móviles y millones de desarrolladores que utilizan estos productos y herramientas de código abierto para crear aplicaciones. Además, la abundancia de buenas aplicaciones gratuitas ha puesto grandes expectativas para pagar.

«Hay muchas aplicaciones que son gratis y que nunca va a generar directamente los ingresos. Gartner pronostica que en 2017 el 94,5% de las descargas serán aplicaciones gratuitas», considera. «Por otra parte, el 90% de las aplicaciones de pago se descargan menos de 500 veces al día y ganan menos de 1.250 dólares diarios. Esto solo va a empeorar en el futuro, cuando habrá una mayor competencia, especialmente en los mercados de éxito».

Para el año 2016, vaticina Gartner, el 20% de las empresas permitirán portar a sus empleados su propio dispositivo (el concepto BYOD, por sus siglas en inglés), lo que podría ser una piedra en el camino del crecimiento del mercado de las aplicaciones. «Ya sea a través de programas de BYOD o, simplemente, a través de dispositivos configurados para tener acceso a los sistemas corporativos, la utilización de las tecnologías de consumo en el entorno de trabajo representa una amenaza para el control de tecnoliogías de la información de los recursos informáticos», dijo.

Veremos quien gana el terreno en la guerra que mezcla a desarrolladores, inversores y publicistas.

Publicidad
Publicidad