PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Tolerancia cero contra la trata

Charo Izquierdo Camino de Ítaca
13 May 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1405-ci-tolerancia-cero-contra-la-trata"Me llamo Joy, soy de Nigeria y fui vendida a los 15 años por mi propia familia aquí en España". Así comienza el spot que Mabel Lozano realizó hace unos meses para la Policía Nacional española como llamada de atención a los ciudadanos contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual. Joy camina por la Gran Vía madrileña al tiempo que cuenta su historia, con final feliz, porque puede contarlo, pero explica cómo fue su condición de esclava, después de que le retiraran incluso el pasaporte, como es costumbre en estos casos. No es un spot único contra la trata. Mabel, que se ha especializado en la realización de documentales sociales y que es la responsable de mi interés por este tema, rodó otro anuncio, No seas cómplice, este para descubrir a los ciudadanos que cuando usan los servicios de prostitución pueden estar siendo cómplices de un delito, el de trata, ya que casi un 80% de las mujeres ejercientes en nuestro país son esclavas, que llegaron aquí engañadas, con hambre y el deseo de una vida mejor que acaba destruida entre motel y motel, bajo amenazas. El cómplice colabora a que se muevan 5 millones de euros diarios solo en España, en un delito que afecta a 2,4 millones de personas en el mundo y que genera también a nivel mundial más de 32.000 millones de dólares (se pueden ver en sicarcat.wordpress.com).

Por eso, cuando hablamos de Nigeria y de sus 200 niñas secuestradas (no hay que olvidar que el monstruoso motivo de se secuestro es que estudiaban), a mí se me abren dos incógnitas, dos dolores y dos agradecimientos. Y qué casualidad, tienen todos que ver con estos anuncios que hizo mi amiga Mabel Lozano para la policía española. A saber, el caso de Joy no es un caso aislado. Nigeria es uno de los países que "exporta" mujeres esclavas a nuestro país. Y en esa zona del continente africano no se trata de un hecho aislado; de hecho, según me confirman algunas organizaciones que conocen bien el tema, nueve de cada diez familias tienen hijos "tratados".

Mi incógnita número uno es si ya alguna de esas niñas secuestradas estará en España, aunque se supone que el secuestrador, Boko Haram las ha enseñado en un nuevo vídeo, con velo y convertidas al islam. Y si me surge la duda es porque en España hay mujeres nigerianas víctimas de trata ejerciendo la prostitución. Mi incógnita dos es si los hombres que "van de putas" en nuestro país son conscientes de que, uno, la mujer con la que están disfrutando (ellos) es en un altísimo porcentaje esclava y, dos, es menor de edad... porque sí, en caso de poner los ojos como platos tal como hice yo cuando me enteré por primera vez de que había menores aquí, cerquita, en el centro de Madrid, no en Tailandia, por poner un ejemplo, ejerciendo la prostitución, la respuesta es sí, yes, they can...

Mi primer dolor se debe a que no entiendo en que en la época de libertades en la que vivimos, en la que -solo por poner un ejemplo- puede ganar el festival de Eurovisión un hombre con toda la barba, que en realidad se viste de mujer, que tiene una voz de mujer y que se hace llamar Conchita, cómo en esta maravillosa época de libertades, digo, puede haber seres humanos que son VENDIDOS en la mayoría de los casos para traficar con ellos sexualmente. El segundo es que en España todavía la mayoría de los periódicos siga haciendo negocio con los anuncios de contactos, o sea de prostitución, sabiendo como se sabe -porque esos mismos periódicos informan sobre ello- que cuando algunos de los centros que se anuncian son descubiertos por la policía un amplio porcentaje de las mujeres que allí se detienen son víctimas de la trata.

Mi agradecimiento va primero hacia las mujeres que llevan años luchando contra la trata. Desde luego, hacia la persona que me abrió los ojos, Mabel, que es seguramente una de las españolas que más ha profundizado sobre el tema desde que hizo su primer documental Voces contra la trata de mujeres, en el que daba eso, voz, a cinco víctimas de diferentes nacionalidades. A las Organizaciones No Gubernamentales, pero en concreto a Proyecto Esperanza, de las Religiosas Adoratrices y a APRAMP, organizaciones ambas que llevan atendiendo, recogiendo y dando esperanza a prostitutas víctimas de la trata. Y segundo a la policía española, que ha dado un paso al frente y que está realizando una magnífica labor de detección, intervención y concienciación.

Por eso, me gustaría dar un paso al frente para luchar por la liberación de las niñas secuestradas en Nigeria.Yo también alzo mi voz y grito "¡Bring our girls back!" Pero quiero ir más allá. Quiero llamar la atención sobre las rumanas, las rusas, las paraguayas, las argentinas, las nigerianas, las beninesas..., que pueblan el mundo como esclavas, detenidas por sus captores o quienes trabajan para ellos; que habitan tras los neones de esos edificios que las mujeres occientales no pisamos pero sí algunos de nuestros hombres; que viven en la sordidez, en la desgracia y que, encima, cuando son liberadas, muchas veces no saben qué hacer y se reengachan, entonces, sí, voluntariamente. Por eso me gustaría dar la enésima llamada a los hombres, para que no sean cómplices. Por eso me gustaría recordar ese otro eslogan que también circula estos días por las redes: "Real men don't buy girls".


Lee otras publicaciones anteriores de este blog:


@charoizquierdo

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Publicidad