Post
anterior
Siguiente
Post

Todos los días es nuestro día

Charo Izquierdo Camino de Ítaca
9 Mar. 2015 0 comentarios

blogs_image_post_detail

Feliz no día de la mujer

Seré un poquito incorrecta y felicitaré hoy el día de la mujer aunque ayer ya lo hice a muchas. Podría haber escrito este post el 8 de marzo. Pero no quise. Prefiero hacerlo hoy para recordar que eso de poner fechas y celebraciones o hacer celebraciones de ciertas fechas está muy bien, pero que más vale que no nos olvidemos de seguir festejando el resto. Así que hoy también celebro ser mujer. Celebro ser trabajadora. Celebro ser hija. Y ser madre de dos hijas. Porque a pesar de los pesares, a pesar de seguir peleando por la visibilidad (sobre todo por la visibilidad, porque mujeres hay muchísimas importantes en lugares cruciales), a pesar de que en las empresa del Ibex solo haya un 17% de consejeras, a pesar de que ahora que el paro comienza a reducirse, en las mujeres la reducción es menor, a pesar de que las mujeres solo ocupan 1 de cada 4 cargos directivos, a pesar de que sigue habiendo violencia de género, se corea en un estadio a favor de un violento contra una mujer y no se cierra el estadio, a pesar de que el otro día escuché en un evento decir que una mujer no se fiaba de las rubias, lo decía de broma, pero estuve a punto de levantarme e irme, a pesar de que en las grandes mesas redondas de los grandes actos intelectuales y o económicos y o sociales, la inmensa mayoría de sus intervinientes sean hombres, a pesar de que solo haya una rectora de universidades públicas en España, a pesar de... esta es nuestra época... y si no miremos al PP de Madrid, que presenta a dos mujeres a elecciones locales y autonómicas..., Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes.

Pero siendo esto interesante, lo que me resulta aún más es la sensación de que la sociedad se feminiza sí o también. Quiero pensarlo. Tal vez sea buenista. Pero lo pienso. Si no..., reflexionemos por qué ha empezado a hablarse, por ejemplo, de la felicidad en la empresa. Desde el momento en que se ha comenzado a valorar ese modo de liderazgo que es, sí o sí, más femenino, con menos testosterona, más tranquilo y no por ello menos productivo. O por qué se ha empezado a hablar de conciliación... Pues porque las mujeres han entendido que necesitaban pertenecer a ambos mundos, el del trabajo y el de la familia o el personal, que incluye la familia, y de paso se ha trasladado a la sociedad, que más vale que sea así, por cierto, porque si no el peligro consiste en que la mujer concilia y el hombre sigue en el despacho hasta las 10, a veces, como hacía un amigo mío, viendo el fútbol (aunque es un ejemplo antiguo). O por qué se ha empezado a hablar de flexibilidad..., que personalmente prefiero a la palabra conciliación... Pues porque la flexibilidad de horarios permite pilotar mejor los distintos coches que desean llevar las mujeres que deciden llevar dos coches, me refiero de nuevo a familia y trabajo. O por qué se ha empezado a ver como bueno fenómenos como HeforShe que encabeza la joven actriz Emma Watson, a la que no le han tirado piedras por feminista como tal vez hubiera ocurrido hace años... Pues porque la sociedad sí o sí tiene que entender o está entendiendo que sin ese 50% de talento, de riqueza, que es la mujer no vamos bien. Otro dato a tener en cuenta y muy esperanzador: en Europa se ha recomendado que el 40% de los puestos de dirección y en Consejos sean para las mujeres. En España en el nuevo código de buen Gobierno en la sociedades cotizadas se recomienda que sea el 30% y aunque no se exige, hace unos días tuve la oportunidad de escuchar a la presidenta de la CNMV, Elvira Rodríguez, decir que quien no lo cumpla tendrá que dar explicaciones. Se presentaba el Informe Atrevia con el IESE sobre la situación de la mujer en los Consejos de Administración en España. Y se comparaba con Europa. Unas pequeñas cifras no solo de consejeras sino también de directivas, en 2014. En España, un 16%, de consejeras (17,2 en la actualidad) y 22% de directivas. En Francia, un 30% y un 24%. En Alemania, un 22 y un 14. En Irlanda, un 11 y un 23. En el Reino Unido, un 23 y un 20. Un 27 y un 26. En Italia, un 19 y un 30. Me sorprendió Letonia, con un 31% de consejeras y un 41% de directivas. O Lituania con solo un 15% de consejeras, pero un 39% de directivas... Y como siempre Noruega, con su 40% de consejeras y 24% de directivas. Y diré que lo más interesante es que aparezcan países con porcentajes elevados de directivas, pues si bien en el máximo gobierno de las empresas las mujeres están infrarrepresentadas, si hay más féminas miembros del comité de dirección es más fácil que lleguen después a los puestos en los Consejos.

En fin, queda mucho trecho por recorrer. Pero soy optimista. Somos muchas y muy fuertes.

Publicidad
Publicidad
  • Con la colaboración de:
  •  logo-evo
  • Descarga nuestra APP:
  • App Womenalia IOs en Apple Store
  • App Womenalia Android en Google play