Post
anterior
Siguiente
Post

Lo que de verdad importa

Charo Izquierdo Camino de Ítaca
18 Ago. 2014 4 comentarios

blogs_image_post_detail

1408-ci-lo-que-de-verdad-importaAlguien a quien quiero mucho ha hecho este verano lo que para mí es una iniciación a la heroicidad y creo que en su caso a la vida... auténtica, más allá de esa otra que también es auténtica, por qué negarlo, de estudios, trabajo, copas y risas. Porque se ha confrontado con una realidad que no es la nuestra, que no es la de todos los días, que no es la del occidental de buena vida. Ella iba unos días a un viaje como voluntaria en África. Un mesecito preparado con la ilusión de quien descubre el mundo. En realidad iba a descubrirlo. Después, pasaría una semanita en una de las localidades veraniegas de moda, de esas de toda la vida. Pero, tras quince días en el sur-sur, escribió a sus allegados para decir que se quedaba en África, que pasaba de la playa, sus pompas y vanidades, porque ahí donde ella estaba hacía más falta y había encontrado en las risas de muchos niños, en el confort que estaban dando a mucha gente una poderosa razón para pasar allí más tiempo.

Cuando me enteré, tuve una cierta conmoción. Para bien. Me emocionó. Tanto como ver fotos de niños riéndose y bañándose con los voluntarios. Tanto como saber que es fácil descubrir lo que de verdad importa cuando se tiene el corazón preparado a compartir. Me emocionó como me emociona leer sobre el misionero y enfermero Miguel Pajares.

Siempre recuerdo cómo me impresionaban las historias que contaban las monjas de mi colegio, las misioneras dominicas del Santísimo Rosario, que llegaban a principio de curso o en mitad del mismo, en cualquier momento, procedentes de República Dominicana, o de Perú, o de Congo, y nos contaban sus experiencias, sus vivencias en las misiones en esos países que entonces me parecían de leyenda y hoy en muchos casos no requieren ya la asistencia misionera de entonces, entre otras cosas gracias a aquellos trabajos que hicieron muchos y, por supuesto, a la evolución del mundo, a los cambios políticos.... Yo las escuchaba embelesada hablar de lo que allí hacían, de cómo trataban a los bebés, de cómo educaban a los niños y a las mujeres y solo soñaba con irme con ellas..., como seglar, bien es cierto, que ya sabía yo en la adolescencia que no era carne de celibato. Recuerdo especialmente un día en que nos contaron que dos de aquellas "madres" no volverían más: habían sido asesinadas en África.

Me sobrecoge saber que Miguel Pajares, fallecido a causa del ébola, que es como una de esas plagas bíblicas que de cuando en cuando nos sacuden (no cuenta la corrupción, que esa no sacude de cuando en cuando sino de cuando entero), entregó su vida en Liberia, como tantos hermanos de la orden de San Juan de Dios y de otras. Y en su caso no es una frase hecha eso de entregar la vida, porque es, fue, tal cual. Me sobrecoge que haya personas capaces de abandonar una vida normal y corriente para trasladarse al infierno. Se les agradece. Te hacen volver a confiar en el género humano, en que hay gente buena conviviendo con "la otra". Hacen creer que, de verdad, lo que de verdad importa le importa a alguien. Y es igual que cuando comienzas a estar enamorado, que te vuelves más bueno, que quieres ser bueno, porque de pronto sientes que tanto quieres a tu amado, que te sobra amor para repartir a raudales con el resto. Así, sabiendo de estos religiosos que no van con el catecismo en una mano y el crucifijo en la otra, sanando almas amén jesús, sino que se empeñan en salvar vidas con la medicina, con la sanidad, con la higiene, con los cuidados, con la educación, con el amor, en el idioma que sea, para la religión que sea, así, digo, como cuando comienzas a estar enamorado, quieres tú también ser bueno.

Yo no he ido jamás al África negra. No he estado nunca en ninguna de estas misiones ni en ningún programa de ONG o de congregación religiosa alguna. Y me muero de ganas. Tanto como me muero de miedo. Porque sé que podría engancharme. Porque sé que podría recordar mis deseos adolescentes y engancharme a esa droga del amor por otros, por desconocidos, por los que tan poco tienen y tan alejados están de los placeres y de los poderes que nosotros conocemos y gozamos. No he ido, pero espero hacerlo en algún momento de mi vida, en viaje (s) de ida y vuelta. Y creo que no solo quienes se benefician del trabajo de religiosos y voluntarios tienen que darles las gracias, sino toda la humanidad porque a través de ellos todos somos (o queremos ser) mejores.


Lee otras publicaciones anteriores de este blog:


Charo Izquierdo, (@charoizquierdo)

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
MAR

MAR

Controller, AUTOMOCION

Admiro a todas esas personas que entregan su vida por los demás. Creo que esas personas han encontrado el verdadero sentido de la vida y la máxima felicidad. Admiro su valentía para lanzarse a ese impulso que les sale del corazón, como a muchos, pero que a muchos, nuestra cabeza lo frena. Mi más sentido pésame para todos los familiares de estas personas y que recuerden la dicha con la que ellos desempeñaban su labor cuando los echen mucho de menos.
ROSARIO
No dejéis de ver este vídeo y de compartirl. Que sepan las farmaceúticas que sabemos de sus manipulaciones. Primero sueltan los virus y luego sacan las vacunas para venderlas a todos los países y hacer un gran negocio.
Existe una curación fácil y rápida para el ébola y lo tenéis en este vídeo. No tiene por qué morir nadie. Si alguien muere es porque lo consienten. Quieren tenernos viviendo en el miedo. Que sepan que ya no nos engañan más.

http://youtu.be/wz8ljl6i45A
Montse Montano
Yo también tenía esa necesidad de realizar alguna labor altruista, aunque desconocía si sería capaz. Hace un año empecé un voluntariado en San Juan de Dios. Para mí el amor siempre ha sido prioritario y el voluntariado me ha proporcionado un tiempo y unas personas para vivirlo. No es una actividad que realice en el tiempo que me queda libre sino que forma parte fundamental de mi vida y mi trabajo cotidianos. Saludos cordiales.
Publicidad
  • Con la colaboración de:
  •  logo-evo
  • Descarga nuestra APP:
  • App Womenalia IOs en Apple Store
  • App Womenalia Android en Google play