PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Lejos de la zona de confort

Charo Izquierdo Camino de Ítaca
14 Apr 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1404-ci-salir-de-zona-de-confortCada vez que llega el fin de semana, hago algo que normalmente no tengo tiempo de hacer el resto de la semana: me llega el momento de ir al gimnasio. Lo adoro. Porque me gusta ejercicio físico, por el mero hecho de hacerlo. Por esa sensación que tienes de que te estás dando una ración de cuidados, en forma de machaque corporal. Pero también porque el esfuerzo te saca de tu zona de confort. Y esa es una asignatura que deberían enseñar en los colegios, o cuando menos en las familias.

No soy tonta. Soy una persona más de las que alternaría trabajo y vacaciones, por mucho que me guste el trabajo (que lo adoro y que no abandonaré hasta que el cuerpo aguante, que espero que sean muchísimos años), porque en vacaciones se vive muy bien, más si son pagadas. 

Por tanto, a la hora de ponerme las zapatillas y el pantalón de deporte, se me ocurren, como a tantos, mil y una excusa para quedarme leyendo, en la cama si es invierno y al sol si es verano... Y eso que ya digo que me gusta el gimnasio. Y cuando estoy ya en faena, sudando y sin resuello, me alegro tanto de haber abandonado esa zona de confort. Al igual que cuando ya en harina se nos pide un esfuerzo más me alegro de conseguirlo, de darlo todo, de llegar al límite. Porque ahí, traspasando la barrera de los límites es donde me siento fuerte.

Curiosamente, hace unos meses, un amigo me regaló el dvd de la película Gravity, que no había visto, y todavía no encuentro la razón por la que no lo había hecho. La vi este fin de semana. Y me emocionó, desde luego. Pero también me hizo pensar en la zona de confort. Es cierto que lo de la protagonista va mucho más allá. Ni siquiera sin peligros, dudo que estar en el espacio sea confortable. Con peligros a los que se expone, diría que ella volviendo a la tierra sí que busca la zona de confort.

Pero no fue eso lo que me tocó el corazón y un poco el cerebro (lo suficiente como para pensar en escribir este post), sino las fuentes de las que cada uno bebe para encontrar la fortaleza necesaria que nos conducen a la pelea, a la lucha por la supervivencia, a la batalla por lo que quieres, por lo que necesitas..., que en el caso de la protagonista es ni más ni menos que proteger la vida. Me emocionó que en su caso fuera el amor por su hija de lo que emanaran los bemoles para seguir peleando.

Y aparte me conmocionó el hecho de que fuera una mujer la heroína del filme, con lo poco dados que son los directores de cine a encargarles a ellas estos papeles. Ella. Mujer. Sola. Madre..., ella, capaz de un esfuerzo titánico, con mucha fuerza física, pero sobre todo mental, que es infinitamente más importante y en la que resulta invencible.

Por eso, cuando ocurre lo inevitable y es que en el trabajo, en la vida amorosa, en la familia, aparece el conflicto, no solo hay que hacerle frente con, no digo optimismo, pero sí positividad, porque el conflicto, el dolor son siempre una especie de trampolín para el cambio. Esta semana horrible en la que ha fallecido una amiga y compañera, la directora de la revista AD, Montse Cuesta, muchos sabemos de la tristeza, de la frustración, de la amargura de perder a un ser querido, buena profesional y buena persona como ella. Claro que estamos mejor tranquilos y sin esos atropellos. Pero son precisamente esos sinsabores los que nos hacen avanzar en la vida, en la privada y en la laboral, los que nos hacen buscar nuevas vías para seguir existiendo.


Lee otras publicaciones anteriores de este blog:


@charoizquierdo

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Isabel Carrascal

Isabel Carrascal

CEO, JANYFLOR SL Limpieza y Sevicios Auxiliares

Ya había leído este post en Linkeding, me parece muy inspirador y real como la propia vida.
Charo Izquierdo escribe tan bien como piensa
Publicidad