PREVIOUS_POST
NEXT_POST

En busca del liderazgo

Charo Izquierdo Camino de Ítaca
24 Mar 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1402-ci-adolfosuarezDescubrí la importancia que se daba al fallecimiento de Adolfo Suárez, 52 horas antes de que este se produjera. Ya se sabía que estaba muy enfermo. Pero recibir un mensaje automático en mi móvil con la noticia que había dado su hijo en rueda de prensa el viernes 21 en el que expresaba que su padre no viviría más de 48 horas me puso la carne de gallina.

En esos momentos subía a un taxi con otras compañeras de GRAZIA, a las que conté la info. Una de ellas acababa de enterarse; se lo había contado alguien con quien acababa de hablar por teléfono. La otra se sorprendió y comunicó su dolor. Éramos tres mujeres de edades diferentes, y afectadas. La conversación continuó en la redacción. Y ha seguido así en todos los ámbitos y con todas las personas con las que hablé hasta que se produjo el fallecimiento y en sus horas posteriores. Muchas tan jóvenes que ni siquiera sabían de lo que había significado para la España que con él se hizo demócrata.

Me sorprendió.

Conozco a personas que trabajaron con él. Conozco a personas que militaron con él. Yo no le conocí nunca. Pero su figura siempre me ha llamado la atención. Le he visto en mil fotos. Le he visto mil y una vez, cada año, en las retrospectivas del 23 de febrero, quedándose sentado en su escaño, mientras los asaltantes del Congreso gritaban todos al suelo, al ritmo de balasera.

He leído sobre él, sobre sus momentos políticos, los buenos y los malos, sobre su relación con el Rey, sobre lo supuestamente mal que se portaron con él los suyos. Y lo que he entendido con su muerte es que todos, incluso sus más recios enemigos, han destacado la importancia que tuvo su política en nuestro país; todos le han llorado. Todos han destacado su liderazgo. Y eso es lo que yo querría destacar. Un liderazgo que se imponía desde su propia voz, que conviene escuchar para recordar, por su firmeza y al mismo tiempo elasticidad. Un liderazgo complicado en su momento, con tantos miembros del régimen anterior vivos y deseando continuar en el poder. Un liderazgo de seriedad y sonrisa bajo el cual se modernizaron muchas leyes.

Hay que recordar que en su mandato se reformó el derecho de familia, gracias al cual se admitió el divorcio en España, o se dio la misma categoría de hijos a los nacidos dentro y fuera del matrimonio, o se despenalizó la infidelidad, que en el caso de la mujer era penada fuera cual fuese y en el del hombre solo era reconocida de ser pillado in fraganti.

Liderar es saber imponer un mensaje no por autoridad, sino por autoritas. Liderar es tener la valentía de enfrentarse al resto. Liderar es tener la capacidad de visionario como para entender un país diferente a largo plazo que ha de construirse a corto plazo. Liderar es buscar la reconciliación, la unión, el perdón, como él lo hizo. Por eso, será recordado siempre como el gran Presidente que inició a España en la senda de la democracia. Y lo hizo tan bien que hoy ya nadie duda de que no deba ni pueda ser de otra forma. Por eso, Gracias, Presidente. Descanse en Paz.

Si te ha interesado este post te recomendamos:


@charoizquierdo

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Publicidad