PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Dos velocidades

Charo Izquierdo Camino de Ítaca
26 May 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1405-cdi-dos-velocidadesDesconozco si es mi problema, si es que lo veo todo bajó el mismo prisma, o si, por el contrario, se trata de una sensación compartida, fruto de que nos encontramos en un auténtico cambio de paradigma. Uno varias conversaciones, diversos comentarios, algunas comprobaciones y ciertas lecturas para acabar declarando que vivimos en una sociedad que se mueve con dos velocidades, que se corresponden con dos siglos, el XX y el XXI. Fijémonos en algo tan simple como las elecciones al Parlamento Europeo del pasado domingo. Y hablo de ellas, por ser las más cercanas en el tiempo, pero el comentario sirve para cualquiera: ¿por qué seguimos votando como en el pasado siglo, con idénticos métodos, idénticos recuentos...? Si la red nos ha cambiado la manera de trabajar, de viajar..., hasta de ligar, ¿podría explicarme alguien las razones por las que aún no podemos votar telemáticamente? No soy una experta en informática, pero si puedo tener un billete de avión a mi nombre y no puede haber otro igual, con el mismo asiento y diferente nombre, si las marcas y los buscadores pueden localizarme y mandarme, pongamos, publicidad, ligada a mis gustos, mis deseos, mi consumo..., ¿alguien va a decirme que no podríamos votar por internet, sin riesgo? ¿A qué esperamos?

Hacía esta reflexión con una compañera de empresa, al tiempo que abandonaba Dubai, donde habíamos participado en la Conferencia Global de GRAZIA, y comentábamos también otra contradicción, esta vez relativa a las mujeres árabes, o a una situación que habíamos percibido. No tengo que explicar que una gran mayoría va tapada de arriba abajo, en muchos casos con burka que apenas deja una línea a la altura de los ojos. No por conocido ni por visto deja de sorprenderme... Pero más sorprendente aún resulta el contraste percibido en los lobbies de los hoteles y en las entradas de restaurantes entre esas mujeres ya un gran número de supuestas acompañantes por horas, con minifaldas como cinturones, miradas provocativas y actitudes que no dejaban lugar a dudas sobre sus intenciones y dedicación.

Y volvamos a la tecnología para poner otra contradicción de manifiesto, que tiene que ver con un estudio americano leído en los últimos días en el que se denuncia el escaso número de mujeres que estudian materias relacionadas con las ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas, lo que internacionalmente se conoce como STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics), y ello a pesar de que no hay distingos en los estudios de primaria y secundaria entre niños y niñas, ni tampoco diferencias en sus resultados académicos en estas materias. Se da la circunstancia, que agrava el tema, de que el hecho de que las chicas no accedan a estas carreras a los trabajos que las siguen influye en la brecha salarial. Si esta ya es de por sí llamativa, y diría ofensiva, el hecho de que las profesiones relacionadas con las carreras citadas se pague un 30% más que otras y de que sean desarrolladas por hombres sobran los comentarios... Y prepárense para una exclamación, cualquiera que sea ("tacos"admitidos), ya hoy, de las diez titulaciones más demandadas, cinco tienen que ver con las STEM, lo que agrava el problema, ya no de la diferencia salarial, sino de la laboral, pues reduce las posibilidades laborales de las mujeres.


Lee otras publicaciones anteriores de este blog:


@charoizquierdo

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Publicidad