Post
anterior
Siguiente
Post

Discurso de Graduación

Charo Izquierdo Camino de Ítaca
19 May. 2014 0 comentarios

blogs_image_post_detail

1405-ci-discurso-de-graduacionEl viernes pasado, tuve la inmensa suerte de ver a mi hija graduada, de imponerle la beca, y además el honor de leer el discurso de graduación por parte de los padres. Redacté unos folios con mucho amor, con mucho respeto y con mucho miedo..., porque mi hija tenía que quedar bien ante sus compañeros y sus profesores. Sorpresivamente recibí tanto cariño, tanto agradecimiento y tantos elogios por parte de profesorado, padres y, lo mejor, alumnos, que con algo de vergüenza y dosis de satisfacción, lo cuelgo en este blog, porque me apetece compartirlo en esta red y entre mis amigos. Un abrazo.

Graduandos
Padres
Profesores
Directora
Buenas tardes

Hace unos días me decía una amiga que no se fiaba mucho de la gente que no mantenía amistades del colegio. La verdad es que después de llamarla exagerada, le pregunté si había asistido a muchas fiestas de ex alumnos del colegio...

Porque después de muchos años de no verse, a veces las sorpresas que te llevas son como para no volver a ver a los amigos del colegio...

¡Es broma! Ojalá mantengáis durante toda la vida los lazos con el colegio y con los amigos del colegio.

Era la típica broma con la que los americanos recomiendan empezar cualquier intervención y el que no debe faltar en un discurso de graduación.

Y, bueno, así yo me río y no lloro.
... De emoción.

Creo que todos los que estamos aquí estamos un poco, bastante o muy emocionados. Aquí no hay no sabe no contesta.

Porque aquí hay concentrado mucho cariño por metro cuadrado. Cariño de padres, hijos y profesores unido... Un lujo.

Un lujo que os merecéis.

Porque haber llegado hasta aquí es un logro. Y haber llegado bien es un orgullo.

Para vosotros, que sois los protagonistas.

Para las familias, que hemos sido y seremos siempre vuestro soporte, fundamentalmente afectivo.

Yo, desde luego me siento muy orgullosa...

Como puede sentirse orgulloso el colegio y los profesores a los que hay que dar las gracias porque han hecho un gran trabajo.

Pero bueno... amiguitos... aquí se acabó lo bueno...!

Ahora viene lo mejor.

Ahora llega lo bueno de verdad, que es hacerse mujeres y hombres.

Ahora llega la auténtica iniciación a la vida. En serio.

Os va a tocar trabajar mucho. Pero siempre fue así. Y será así. La vida está llena de etapas. Y la que ahora empieza es espléndida. La Universidad. Qué vértigo, eh...

Menuda mezcla, la que sentís de euforia de acabar y vértigo de empezar. Aprovechadla. Es lo más parecido al enamoramiento.

Enamoraos de vuestra carrera. Que como la chica o el chico que os va a gustar os gustará a vosotros. No tiene que gustar a los demás. No hay mejor o peor carrera. Hay la vuestra. Como no hay mejor o peor trabajo. Solo hay trabajos bien hechos.

Así que lo que hagáis hacedlo bien, como si no hubiera un mañana.

Hace unos años, pocos, vaya, pocos, cuando era solo algo mayor que vosotros y empezaba a trabajar como periodista, al mismo tiempo que estudiaba en la universidad, me pesaba el tener que trabajar mientras mis compañeros estaban divirtiéndose por ahí. Aunque os parezca mentira en aquel momento no había móviles. Entre clase y clase, mientras mis colegas estaban en el bar, yo salía a llamar a las cabinas de la zona, a la caza y captura de mis entrevistados...
Podríais pensar: bueno eso que te ahorrabas..., pero no veáis cómo tragaban aquellos teléfonos... El caso es que muchos días lloraba.
¿Porque no me cogían el teléfono? No.

¿Porque no había logrado la entrevista? No.

Lloraba porque mientras mis amigos estaban por ahí divirtiendo la vida yo tenía que estar buscándome la vida y luego además de estudiar tenía que escribir los reportajes.
Mi mamá me cogió un día y me dijo que si quería dedicarme a eso y tenía la suerte de empezar a hacerlo tan joven en vez de quejarme tenía que aprovechar.
Y debió de ser muy convincente. Porque oye hasta ahora ahí voy currando... eso sí, con móvil..., y secretaria...

Trabajad. Trabajad mucho. Pero sobre todo bien. Al final, siempre, en la Universidad, en el trabajo, siempre van a medios por la brillantez que seáis capaces de dar al trabajo.

Eso significa además que no hay que seguir los caminitos como cabestros. Atreveos a cambiar, a innovar. Necesitamos gente diferente.

Steve Jobs, el creador del Iphone, del Ipad, del Ipod... dijo que "las personas que están suficientemente locas como para pensar que pueden cambiar el mundo... son quienes lo cambian".

Es una frase que siempre que puedo repito, porque me la creo. Y quiero que os lo creáis vosotros.

Haceos fuertes en las nuevas tecnologías. Parece muy obvio. Vosotros sois nativos digitales. Pero todavía vivís en un mundo que se mueve a dos velocidades: la digital y la analógica. Pero nos dirigimos hacia un mundo casi totalmente digital. Haceos fuertes en él. Estamos en plena revolución tecnológica, aprovechadla.
Acompañadla.

Pero no seáis robots. Sed curiosos, que como dijo Delibes, la educación es un sucesivo despertar de curiosidades. No os durmáis.

Buscad la felicidad en todo lo que hagáis, la vuestra y la de los demás. Pero hacedlo sabiendo que esta nueva etapa, la de la Universidad, y no digamos la posterior del trabajo, estará llena de alegrías pero también de sinsabores. Como la vida misma. Disfrutad de lo bueno y resolved lo menos bueno.

Apuntaos los errores. Leed de vez en cuando sobre aquello que hicisteis mal. Porque de los errores se aprende.

Pelead para que las cosas salgan bien. Pero sabiendo que habrá un porcentaje de cosas, por mínimo que sea, que saldrán mal. Y encajad el fracaso. Pero sobre todo aprended de él..., hablad de él.

Porque el fracaso, además, nos enseña otra cosa: la humildad. Y sin humildad no se consigue nada.

Necesitáis dosis de autoestima, de orgullo, para defender lo que sois, lo que valéis, lo que queréis. Y al mismo tiempo la suficiente humildad para saber que no sabéis nada, y que la vida acaba cuando ya no hay ni deseo ni necesidad de aprender. Y recordad algo:
El grupo siempre es mejor que tú.

Soñad con lo que deseáis hacer y esforzaos para que esos sueños sean realidad. Pensad cómo os gustaría ser cuando acabéis la carrera.Y cuando tengáis 10 años más. Y trabajad por conseguirlo. Como se trabaja un deportista. A base de entrenamiento, sacrificio y esfuerzo. Pero al mismo tiempo con ilusión.

En todo lo que hagáis poned amor, pasión e ilusión.

Y sed generosos. Generosos con los demás. Con la vida. Con vosotros mismos. Supongo que sois conscientes de lo necesaria que es la generosidad para convivir en familia, sobre todo los que sois varios hermanos. Pues imaginad lo fundamental que es en el trabajo, en la pareja. Y practicad la tolerancia, porque las Grandes Verdades, en mayúscula, no existen. Existen las pequeñas verdades de cada uno.

Y trabajad por ser buenas personas. Parece una perogrullada y queda casi hasta como rancio decirlo. Pero repito, sed y rodeaos de buenas personas. Porque te cambia la vida y quienes habéis sufrido pérdidas, quienes habéis encontrado ya alguno de esos obstáculos que la vida nos tiene preparados a la vuelta de la esquina, sabéis que la buena gente a tu alrededor es una ayuda. Yo os confieso que cuando he tenido que hacer selección de equipos, he dejado fuera a gente brillantísima de cuya bondad no estaba tan segura.

Pero como decía un profesor mío del año pasado en el IESE..., con mucha paz. Por cierto, que el año pasado, en el que yo también me puse a estudiar, aprendí algo que os cedo y que os puede venir bien cuando elijáis carrera y profesión. Es sobre la motivación. La intrínseca, que es la motivación que viene de uno mismo, de hacer eso que uno quiere, su carrera, por ejemplo. La extrínseca, que es por ejemplo el sueldo..., o que tus padres te paguen un viajazo por aprobar todo... Y la trascendental, que es cómo de importante es lo que haces para la sociedad.

Dicho esto, sed valientes, arriesgad, coged los trenes que pasen por delante de vuestras narices y torced vuestros caminos para coger otros.
Y buscad la perfección..., eso sí teniendo en cuenta lo que decía el gran Billy Wilder:
"Nobody is perfect". Pues eso, que nadie es perfecto.
Enhorabuena a todos y MUCHAS GRACIAS.


Lee otras publicaciones anteriores de este blog:


@charoizquierdo

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Publicidad
  • Con la colaboración de:
  •  logo-evo
  • Descarga nuestra APP:
  • App Womenalia IOs en Apple Store
  • App Womenalia Android en Google play