PREVIOUS_POST
NEXT_POST

La marcha de las mujeres

Igualdad entre hombres y mujeres Blog de feminismo de Womenalia
29 Jan 2018 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail
Seguramente habrás oído hablar, hace algunos días, de la Marcha de las Mujeres o Women’s March, que se ha celebrado de forma casi simultánea durante el fin de semana del 20 y 21 de enero en muchas de las mayores ciudades alrededor del mundo. Es posible, incluso, que hayas participado en alguna de ellas. Si ha sido así, ya sabes en qué consiste y lo que significa. Si no lo has hecho y no estás del todo familiarizado con ella, quizá ahora mismo te estés preguntando: exactamente, ¿por qué marchan las mujeres?
 
La primera Marcha de las Mujeres tuvo lugar en enero de 2017, hace exactamente un año. Nació como un movimiento a favor de los derechos de la mujer y la igualdad de género y, por extensión, de los derechos humanos en sentido amplio (coberturas sociales, asistencia sanitaria…); contra la discriminación por raza, orientación sexual, religiosa o de cualquier otra índole, y en defensa de la protección al medio ambiente. La marcha de 2017 fue, además, una protesta contra el recién investido presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, debido a sus declaraciones y sus políticas en estas materias. En 2017, en torno a diez millones de personas, hombres y mujeres, marcharon en todo el mundo. La convocatoria de 2018 repite causas y, además, amplía el foco incorporando otros movimientos de interés y relevancia social.
 
A continuación te dejamos las principales claves para entender mejor esta protesta:
 
- Defensa de los derechos de la mujer: igualdad de género, derechos reproductivos, acceso a asistencia sanitaria, visibilización y condena del acoso sexual... Dentro de este último punto se enmarca el movimiento MeToo (“Yo también”): en los últimos meses, muchas actrices de Hollywood han expuesto por primera vez en voz alta los abusos sexuales que han llegado a sufrir dentro de la estructura de poder masculina de la industria cinematográfica, abriendo así el camino para que muchas mujeres que han vivido situaciones similares en cualquier ámbito o sector se atrevan a hablar sobre sus propias experiencias y, de este modo, promover una sacudida de conciencias y un cambio social. El eslogan Time’s Up (“Se ha acabado el tiempo”) alude a la misma idea: ha llegado el momento del cambio; el abuso debe ser visible y dejar de estar justificado, y la vergüenza ha de recaer del lado del agresor.
 
- Promover la participación electoral: también dirigida a la mujer, pero no únicamente, esta idea, resumida en el eslogan Power to the polls (“El poder está en las urnas”), pretende animar a la población, en concreto la estadounidense, a registrarse para poder ejercer el derecho al voto (en este país es preciso registrarse como requisito previo para poder votar). Esta idea es particularmente interesante para los colectivos más propensos a sufrir discriminación, como los inmigrantes. Power to the polls pretende ser, asimismo, una llamada a las mujeres a entrar en política; un impulso entendido como un paso adelante, tanto hacia la igualdad de género como hacia una mayor garantía para los derechos de la mujer desde las esferas gubernamentales.
 
- Protesta directa contra Donald Trump: tanto durante su campaña electoral como a lo largo de su primer año al frente del gobierno de los Estados Unidos, muchas de las posiciones adoptadas por el presidente republicano son vistas como vulneraciones de los derechos la mujer, discriminatorias en cuestiones de raza u orientación sexual o religiosa y temerarias en materia de política internacional. A ello se añade el hecho de que Donald Trump ha sido denunciado por acoso sexual por al menos una docena de mujeres. Numerosas pancartas exhibidas en las marchas hacen alusión directa a comentarios y afirmaciones realizadas por el presidente en diferentes momentos. La Women’s March es también, por tanto, una protesta con carácter político que, además, en 2018 ha tenido lugar en el mismo día en que el gobierno de los Estados Unidos sufría un cierre por falta de acuerdo en el Senado acerca de la política sobre inmigración. Este hecho, que lógicamente ha sido casual, ha añadido fuerza a la protesta.
 
Más allá de los principales lemas y causas que la Marcha de las Mujeres defiende, debes saber que no es un movimiento únicamente femenino. Si bien se trata de una protesta iniciada y liderada por mujeres, no es ni mucho menos exclusiva de ni para ellas. Tanto en 2017 como en 2018, miles de hombres se han incorporado a las marchas en todas las ciudades donde éstas se han celebrado, entendiendo que no se trata de promover la lucha de géneros, sino de un movimiento a favor de derechos humanos básicos y de un mundo más igualitario y justo; así como en apoyo al perfil político que estas marchas defienden.
 
Aunque es muy pronto aún para decirlo, dado el éxito de las dos convocatorias realizadas hasta ahora y la vigencia de los temas que en ellas se plantean, cabe esperar una reedición de la Women’s March en 2019. Si esto es así, y si te atrae el contenido de este movimiento, ahora ya sabes todo lo que necesitas saber para poder participar.
 
Por María Traver, Senior Researcher en TNS
Linkedin: María Tráver
Publicidad
Publicidad