NEXT_POST

Y TÚ, ¿TE ENAMORAS DE TUS OBJETIVOS?

EVA DE LA COBA Atrévete a soñar
27 Jan 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

¿Alguna vez te has parado a pensar porqué unos objetivos los cumplimos sin ninguna dificultad, disfrutando del proceso de su consecución y otros objetivos se nos hacen cuesta arriba?¿qué diferencia hay entre unos objetivos y otros? ¿por qué unos objetivos te generan ganas de pasar a la acción y otros, en cambio, te paralizan y bloquean?

La diferencia, a mi entender, es tan simple como el "quiero" y el "debo". La gran diferencia entre unos y otros estriba en la forma en la que te planteas el objetivo desde un inicio. Todo objetivo viene precedido de una motivación (lo que te lleva a la acción). Dependiendo de la motivación que te empuja, puedes plantear los objetivos de distinta manera.

Raramente se puede cambiar una motivación, ya que ésta viene precedida de una emoción, créeme cuando te digo que todo lo que hacemos en tu vida viene precedido de una emoción que te embarga y te prepara para llevar a cabo un determinado movimiento. Esta motivación raramente se podrá cambiar, sin embargo en lo que si puedes influir y en lo que si eres la total RESPONSABLE es de gestionar la manera en la que planteas dicha motivación y por ende, tu objetivo.

De la forma en la que te plantees tus objetivos dependerá el nivel de compromiso con los mismos;

1. EL FOCO (AMIGO O ENEMIGO)

Un objetivo puede ser planteado de dos formas; "quiero alejarme de eso" esto es, formulado en negativo o "quiero acercarme a eso" formulado en positivo.

Pongamos el típico objetivo que todos los fumadoras se plantean al principio de año: "no voy a volver a fumar o quiero dejarme de fumar", planteándonos este objetivo de esta manera, lógicamente tiene muchas posibilidades de no cumplirse, no por falta de compromiso, sino porque el foco en el que está centrado su objetivo es, precisamente, lo que quiere olvidar, verá fumadoras por todos lados!

Ahora bien, y si en lugar de centrarnos en dejarnos de fumar,  nos centramos en "quiero llevar una vida saludable para poder disfrutar de mis hijos", en este caso el foco está totalmente centrado en "tus hijos, en la salud y en el disfrute" y el camino que lleva hacía allí es dejar unos hábitos poco saludables, el procedimiento será el mismo, sin embargo el mapa con el que nos encontramos, las gafas con las que miramos al objetivo son totalmente distintas.

De esta manera, un objetivo planteado en positivo, que nos acerca a lo que de verdad queremos conseguir en lugar de alejarnos, será mucho más placentero de llevar, será un proceso algo más lento, paso a paso, aunque mientras lo estés consiguiendo serás más feliz y estarás más motivada para dar el siguiente paso.

2. DESCUBRE TU PROPÓSITO

¿Te has parado a pensar el para qué quieres conseguir ese objetivo que llevas posponiendo durante tanto tiempo? Generalmente nos planteamos objetivos que no llegamos a cumplir ya que no nos paramos a pensar profundamente en lo que en realidad queremos conseguir o, en cambio, lo que queremos conseguir no está totalmente alineado con nuestros valores.

TÚ TIENES EL PODER DE TRANSFORMAR TUS OBJETIVOS, que para eso son tuyos, puedes hacer lo que quieras con ellos, darles otro enfoque, con el fin de comprometerte al 100% en su consecución, de ENAMORARTE DE TUS OBJETIVOS. ¿Cómo realizar esta hazaña? Sencillamente, descubriendo el verdadero propósito de tu objetivo, el "para que" quiero conseguir esto.

Si ese objetivo no está alineado con tus valores, más vale que transformes el objetivo ya que tú misma te  autosabotearas. Incluso puedes buscar un propósito que sea de suma importancia para ti y relacionarlo con la consecución de tu objetivo. Llegando a este punto, te aseguro que lo lograrás!!

3. RESPONSABILIZATE DE TU OBJETIVO

Para que te puedas comprometer al 100% con tu objetivo, éste debe ser "TU OBJETIVO", es decir, debes ser tú la que tenga el máximo poder para cumplirlo. Por ejemplo, no es lo mismo un objetivo planteado desde el "quiero que mi marido me quiera" que desde "quiero sentirme querido por mi marido".

El primer objetivo depende tan sólo de tu marido y su decisión de quererte, hasta que tu marido no te quiera no serás feliz, tu felicidad está dependiendo de los sentimientos de otra persona. Por el contrario, si lo planteamos desde la segunda perspectiva, toda la responsabilidad recae sobre ti, serás tú quien se tenga que sentir querido, no será tu marido el que te tenga que querer, dependerá de ti sentirte querida.

Cierto que esta clase de objetivos, planteados desde tu propia responsabilidad, no son fáciles de llevar, que fácil es echarle la culpa a otros de nuestra infelicidad ¿verdad?, sin embargo, mientras vivas a través de la dependencia de terceros, NUNCA llegarás a ser del todo feliz, no controlarás tu mundo y por ende tu felicidad y desarrollo personal.

4. PONLE FECHA

La única diferencia entre un sueño y una meta es una FECHA. A través de la imposición de una fecha límite para el cumplimiento de tu objetivo te obligas a la ACCIÓN.  Importante detallar, que esta fecha no está definida para crearte estrés, esta fecha es TU FECHA, y puedes modificarla cuando te venga en gana. Recuerda que  cuando mejor salen las cosas es cuando disfrutamos del proceso. Si consideras que estás al 100% comprometida con tu objetivo pero que debes ampliar el plazo para cumplirlo de manera eficiente y eficaz, revisa la fecha, no te impidas a ti misma disfrutar de tu propio camino!!

También resulta interesante, establecer fechas intermedias en el camino con el fin de verificar que se está cumpliendo el plan y si no es así, reestructurarlo. Puedes preguntarte: Si el objetivo tiene plazo de 1 año ¿cómo deberé estar en 6 meses? ¿cómo sabré que voy por el buen camino dentro de 6 meses?

5. AUTOCONVENCETE

Un objetivo debe ser REALISTA y ALCANZABLE. Puedes investigar acerca de otras mujeres que han conseguido el mismo objetivo que quieres conseguir tú y poner el foco sobre ellas, esto es aprendizaje a base de modelamiento. De esta manera nunca olvidarás que el objetivo está a tu alcance.

Además, puedes realizar una lista de recursos y talentos que tienes a tu disposición para el cumplimiento de tu objetivo, con ello aumentarás tu autoestima, seguridad y autoconfianza.

En este punto, influye el lenguaje y las palabras que te dices a ti misma, tus propias comunicaciones internas. Un ejercicio muy eficaz, es visualizarte muy a menudo cumpliendo el objetivo, alcanzado el éxito. De esta manera lo harás tuyo, lo atraerás y lo tendrás tan presente que todo tu ser y en todo momento estarás ligado a su cumplimiento, aun inconscientemente.

Ahora que ya tienes más herramientas para transformar tus objetivos, dime ¿te atreves a ir a por ellos?

Publicidad
Publicidad