NEXT_POST

IAE Impuesto de Actividades Económicas

Sara Garrido asesoria pymes
8 May 2017 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Si eres empresa o quieres hacerte autónomo, recuerda que deberás cumplir con el impuesto sobre actividades económicas más conocido como IAE. Además, deberas elegir el epígrafe acerca de tu actividad profesional.

A continuación te explico en qué consiste el IAE y cómo escoger correctamente la actividad para no cometer errores.

El Impuesto sobre actividades económicas es un impuesto obligatorio que debe cumplir cualquier empresa o persona jurídica que efectúe alguna actividad económica. Es uno de los trámites imprescindibles para hacernos autónomos, pero además debemos cumplirlo cuando montamos una empresa.

En el caso de que realices alguna actividad profesional u obtienes beneficios que no correspondan al trabajo, tendrás que darte de alta en el IAE de forma inmediata.

Este tributo directo es gestionado a través de los ayuntamientos y se utiliza para gravar actividades económicas que supere los límites en ingresos de carácter nacional, provincial o local.

Actividad empresarial – que és

Este impuesto de actividades económicas se basa en lo que se entendemos por actividad empresarial. Para las Delegaciones de Hacienda, la actividad empresarial es aquella que se realiza con carácter profesional en los casos en que suponga ordenación de medidas de producción y de RRHH o de ambos tipos. Además, la finalidad debe ser la de intervenir en distribución de servicios o producción de bienes.

Quien paga el IAE

Los sujetos pasivos son los que deben abonar el IAE, es decir, las personas jurídicas y físicas y las empresas. Para abonar este impuesto debemos realizar las actividades económicas dentro del territorio nacional. En caso contrario estaremos exentos de pagar este tributo.

Excepciones

- Las sociedades mercantiles y civiles que declaren un importe de negocios inferior a un millón de euros.

- Empresas y autónomos en sus dos primeros años dentro de su actividad ecónomica. Es por ello que aparecen muchas empresas que a los dos años cambian de nombre fiscal, abandonando el primero. Aunque esto no es legal, sólo debemos demostrar que se trata de otra actividad totalmente diferente a la primera.

Publicidad
Publicidad