PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Diferencia entre el por qué y el para qué

Elena del Valle Baranda Amantes del desarrollo personal y profesional
16 Feb 2016 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Aunque parecen iguales estas dos preguntas, no lo son, tienen diferencias importantes, sobre todo a la hora de replantearnos nuestra vida y fijar nuestros objetivos.

Los procesos mentales que se desarrollan cuando haces una u otra son completamente opuestos.

La pregunta "por qué" lleva tu mente al pasado, a las causas racionales que te llevaron a una circunstancia o situación. Te lleva por un camino de justificaciones, sean históricas o condicionales.

Ejemplo:

¿Por qué tú estás vivo? Y tu mente empieza: porque hace muchos años papá y mamá, una noche hicieron el amor y...

¿Por qué vas a trabajar? Porque tienes que conseguir dinero para comer, pagar alquiler, facturas... Porque no te puedes dar el lujo de quedarte sin trabajo. También puedes decir que lo haces porque te gusta.

Ahora analicemos la otra pregunta. "Para qué" mira al futuro, despierta el verdadero significado de lo que hacemos, qué nos impulsa a hacer lo que hacemos desde el corazón.

Ejemplos:

¿Para qué estás vivo?, lo decides tú: para amar, para crecer, para aprender, para dar, para triunfar, para evolucionar, para disfrutar.

¿Para qué vas a trabajar?, para aprender, dar lo mejor de ti, contribuir con otros, lograr tus metas, vivir lo que te apasiona.

La respuesta al "por qué" apunta a las causas, muchas veces externas, que te traen a este momento. "Para qué" te pone en un espacio creativo que espera por un propósito, una razón de ser.

El "por qué" es fácil de responder. Basta con mirar atrás y encontrar las causas o justificaciones. El "por qué" puede carecer de significado y de emoción.

El "para qué", te pone en un contexto de significado, de propósito y posibilidades infinitas. Es la gasolina que hace levantarte por la mañana y vivir con conciencia, entusiasmo y pasión tu vida.

El "por qué" satisface tu mente. El "para qué" llena tu corazón.

¿Te has preguntado últimamente "para qué" estás haciendo lo que estás haciendo?.

¿Has decidido para qué quieres lo que quieres?.

Invítate a tomar un café contigo mismo y reflexiona tus respuestas.
¡Feliz semana!

¿QUIERES CAMBIAR TU VIDA?

¡RESERVA YA TU BONO DE 4 SESIONES PRESENCIALES CON ELENA DEL VALLE!

Escríbenos: info@cursoscoachingmadrid.es

Publicidad
Yolanda Farrais Valencia

Yolanda Farrais Valencia

Dinamitzadora Digital, IMPEM- Ajuntament de Mataro

¡Hola Elena! Comprendo lo que explica y en teoría lo comparto, es correcto, pero no creo que determinante. En la práctica yo he visto esto (en mí y en otros):
A la pregunta ¿POR QUÉ vas a trabajar?, puedo responder: “Porque quiero aprender más y dar lo mejor de ti, contribuir con otros, lograr mis metas, quiero seguir haciendo lo que me apasiona y vivir de ello, o dar la mejor educación a mis hijos,” Y a la pregunta ¿PARA QUÉ vas a trabajar?, puedo responder: “Para conseguir dinero para comer, pagar alquiler/hipoteca, facturas, para no quedarme sin trabajo... o para pagar la educación de mis hijos”.
Creo que ante la simple pregunta (cualquiera de las dos) lo determinante a la respuesta es la visión personal y el estado anímico de la persona que contesta. Si resulta “pesimista” sí que puedes entablar una conversación y entonces encaminarla a mirar hacia el futuro, o, a encontrar entre sus razones, aquellas nobles detrás de las que alude, y que no se ha percatado hasta ahora. ¡Gracias por hacer reflexionar con sus artículos!
Publicidad