Post
anterior
Siguiente
Post

Un nuevo curso

Eva Zorzano Zorzano A escala humana
28 Ago 2014 0 comentarios

blogs_image_post_detail

1408-un-nuevo-cursoA punto de comenzar septiembre, llega un mes que nos cambia de repente el ritmo, se acaban las vacaciones, las jornadas continuas, los horarios más relajados, los días largos... Pero dejamos todo eso atrás y nos encontramos con un montón de planes y de nuevos proyectos por arrancar, un curso nuevo, un momento fantástico para la reflexión y los buenos propósitos.

Yo, cada año, me hago una gran lista de nuevos propósitos (yo hago listas para todo), de ese listado, algunos de ellos se materializan poco a poco, durante el otoño y el resto del año, y otros se quedan ahí, en la lista con las ideas fantásticas surgidas en las horas tranquilas de las vacaciones.

Pero este año he decidido hacer las cosas de otra manera. He cambiado el plan, y espero que me funcione.

En lugar de ponerme un montón de propósitos nuevos después de un verano de "despropósitos", estos meses de verano he cambiado algunas cosas y he comenzado ya nuevos retos, así que a partir de ahora, en el curso nuevo que empezará en unos días, mi propósito únicamente va a ser, mantener esos retos, y no es poco.

Leía en la prensa hoy mismo, "los desafíos del Presidente del Gobierno para el nuevo curso", y pensaba en la presión que esta nueva etapa conlleva, porque hemos de comenzar muchas cosas nuevas, en tiempos difíciles, pero también zanjar o desarrollar aquellas que tenemos más enquistadas (y no hablo de las del presidente, pienso solo en las mías, que ya tengo bastante).

Al final, creo que todo en el fondo es un problema de actitud, muchas veces nos autoimponemos metas positivas y alcanzables, pero luego nuestra actitud hacia ellas es negativa y tediosa, acabamos pensando en nuestros objetivos como obligaciones y poco a poco los abandonamos.

El verano es una época fantástica, de menos teléfono, más silencio y más tiempo para pensar; los árboles que durante el año nos han ido tapando el bosque parece que se abren y volvemos a recordar y ver ahí al fondo cuál era nuestro objetivo y que casi se nos estaba olvidando.


Te puede interesar:


Yo estoy decidida a mantener mi energía del verano y mis retos recién empezados durante el resto del año, y para eso he hecho esta misma semana 3 cosas:

- Me he comprado una agenda tipo escolar, con el calendario empezando en septiembre, como los estudiantes, y en ella, en una hoja de notas bien marcada he escrito con rotulador indeleble los objetivos y principios que pase lo que pase no quiero que se me olviden ni que se queden atrás. He marcado algunas fechas con los hitos que he de conseguir para entonces y me he puesto límites en el calendario para terminar las que tengo más atascadas.

- He decidido no pensar más y dar carpetazo a los temas que por más que quiero no he podido hacer hasta ahora, si en 8 meses de este año no han arrancado, es que quizá no merezcan más tiempo, ni si quiera en mi pensamiento, ni como remordimientos. A otra cosa.

- Cada dos días voy a dedicar media hora a repasar todo esto, a tachar lo conseguido y controlar el resto mejor.

En resumen, he aplicado algunos de los métodos de mi trabajo a mi propia vida, porque si normalmente planifico, programo y controlo siempre todo, no sé por qué no podré hacer lo mismo con mi propio tiempo y mis objetivos.

Ahora solo me queda una cosa, cumplirlo. Deseadme suerte.

Nuevo curso, nuevos retos y nuevas oportunidades, a por ellos, estoy preparada.


Lee otras publicaciones anteriores de este blog:


Eva Zorzano (@evazzm), arquitecto

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Publicidad
  • Con la colaboración de:
  •  logo-evo
  • Descarga nuestra APP:
  • App Womenalia IOs en Apple Store
  • App Womenalia Android en Google play