Post
anterior
Siguiente
Post

¿Qué dice de ti tu espacio profesional?

Eva Zorzano Zorzano A escala humana
18 Sep 2014 3 comentarios

blogs_image_post_detail

Estoy segura que también os habrá pasado como a mí.

Yo me considero una persona organizada, amante del orden y, sobretodo, planificadora. Suelo prestar atención a mis cosas, papeles, libros, etc. Pero aún así, me ha pasado alguna vez (unas cuantas), que después de una época de mucho estrés o de trabajo constante, he descubierto que estoy trabajando en una auténtica "leonera". Que donde había un archivador perfectamente organizado hay una montaña de papeles a punto de desmoronarse, que mi mesa está al límite de resistencia de carga, que sobre las sillas también hay todo tipo de cosas... En fin, un desastre. Y lo peor de esto, es que no te das cuenta un día porque sí, NO, solamente te das cuenta de esto el día que has de recibir a alguien y no tienes una silla que ofrecerle, o cuando te hacen una foto y te das cuenta que lo que más llama la atención no es tu sonrisa, sino el caos que hay detrás de ti...

Muchas veces, hasta que no vemos las cosas con los ojos de un extraño no nos damos cuenta de la imagen que transmitimos, de lo que ven los demás de nosotros.
1401-aeh-Philips-1


Te puede interesar...


No vale únicamente cuidar nuestra imagen personal, en esto creo que estamos todos de acuerdo, lo que vestimos y cómo lo vestimos dice mucho de lo que queremos transmitir. Hay que cuidar nuestra imagen social, nuestra educación, nuestra manera de escribir, nuestro comportamiento... Y (al grano) hay que atender y tener en cuenta siempre qué es lo que nuestra oficina o nuestro centro de trabajo transmite, y qué es lo que queremos que quien nos visita o quien vea este espacio piense de nosotros, qué queremos transmitir.

Hay veces, como ya comentaba en los anteriores artículos sobre espacios de trabajo, que el sitio, el mobiliario, la disposición, nos viene impuesto, pero incluso en el caso más restrictivo, siempre podemos poner nuestra visión y nuestro toque personal para que ese espacio nos diferencie y nos defina.

Hoy en día, hay muchos profesionales y pymes que deciden comenzar su trabajo en espacios de coworking, un tipo de espacio de trabajo compartido que no he analizado aquí. En estos lugares, con zonas e instalaciones compartidas, también podemos diferenciar nuestro lugar de trabajo, que transmita lo que hacemos, lo que vendemos, sin por ello distorsionar el trabajo en un lugar común que llevamos a cabo con otros profesionales.

1409-aeh-JPC-2-ok

Es importante pensar qué verán quienes te visiten, sentados al otro lado de la mesa, pero, además, hay que tener en cuenta a clientes y otras visitas desde el momento en que lleguen a nuestro lugar de trabajo, se les abra la puerta y se les reciba. Qué dice nuestro espacio desde ese momento. Qué elementos usaremos para dar la imagen que buscamos. Es necesario que haya privacidad en el trabajo y con los clientes, o por el contrario queremos que se vea una oficina abierta donde quede bien claro que se trabaja en equipo y la información fluye. Les haremos pasar por todas nuestras instalaciones para que puedan ver nuestro trabajo o en cambio ha de atendérseles cerca de la entrada sin mostrar nada, manteniendo la confidencialidad ante todo.

1409-aeh-microsoft-3-ok

En las oficinas de Microsoft -en la imagen- por ejemplo, el visitante va leyendo en las paredes las claves de la empresa hasta llegar a la sala de reuniones.
Si nuestro entorno de trabajo es un sitio ruidoso, mal ventilado u oscuro... Si se nota que no se presta atención a la imagen a los demás el mensaje que reciba un tercero será claramente negativo.

Un espacio frío e incómodo hará sentirse así a cualquiera, claro. Al contrario, un sitio demasiado relajado parece inapropiado. Recuerdo como en el despacho de un directivo que decidió decorar de manera más acogedora y moderna, las reuniones eran en torno a una mesa baja y en cómodos sillones, claro que la firma de papeles y sujetar los portafirmas era un auténtico juego de malabares.

Incluso si trabajas desde casa, ese lugar donde trabajas y como lo cuidas dice mucho de ti. Una videoconferencia en un lugar caótico, o poco iluminado, puede dar una impresión muy negativa de tu trabajo y de ti.

Una primera impresión en una visita a nuestra sede, nuestro lugar de trabajo, debería ser una oportunidad que aprovechásemos para que el que nos visite se lleve justamente la imagen que queremos transmitir, puede ser un elemento más de nuestra marca personal, un modo directo y sutil de comunicar nuestro mensaje, en cualquier caso coherente con nuestro modo de trabajar y actuar.

Que tengáis una gran semana womenali@s.


Lee otras publicaciones anteriores de este blog:


Eva Zorzano (@evazzm), arquitecto

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Eva Zorzano Zorzano
Laura,
tienes toda la razón, no importa solo la imagen de lo que somos, sino de dónde queremos llegar.
Laura Martin Sanjuan
Muy interesante, los espacios de trabajo cada dicen más de lo que somos y, sobre todo, de lo que queremos ser, que es la clave.
Eva Zorzano Zorzano
Gracias Elena,
Estoy de acuerdo que todas las empresas deberían pensar en los espacios de trabajo como punto de partida, para fomentar nuevos valores y que todos puedan desarrollar al máximo sus posibilidades.
Me gusta tu aportación de "I wish I worked there", además eso es lo que me gustaría que pensasen los demás precisamente de mi lugar de trabajo.
Saludos
Publicidad
  • Con la colaboración de:
  •  logo-evo
  • Descarga nuestra APP:
  • App Womenalia IOs en Apple Store
  • App Womenalia Android en Google play