NEXT_POST

Mirar atrás… para seguir avanzando

Eva Zorzano Zorzano A escala humana
13 Mar 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1403-aeh-mirar-atras-para-seguir-avanzandoCuando a mi abuela materna, que nació en 1910 y vivió casi un siglo, alguna de sus nietas le contábamos que habíamos tenido un problema en el trabajo o una discusión con alguien o algo parecido, ella solía saltar algo así como "si estoy allí yo me lo como". Y entonces nos daba un poco la risa, lo fiera que se ponía con más de noventa años, al verla dar un respingo en la silla de ruedas que parecía que podía saltar. Pero lo más gordo es que no era broma, era la verdad, la fuerza natural de las mujeres de su generación era imparable, y no permitían ofensas ni agravios sin dar respuesta firme. Nosotras nos imaginábamos esa misma fuerza a los cuarenta años y decíamos: "tenía que ser temible".

Pero, probablemente, para entender a mi abuela mejor y sin que nos hiciera sonreír su reacción, solo tendríamos que mirar un poco atrás, volver a leer nuestros propios orígenes, cómo hemos llegado nosotras hasta aquí.

Las mujeres como nuestras abuelas, fuertes y apasionadas, trabajadoras incansables y duras como ellas solas, no tuvieron más remedio que ser así, no se plantearon otra manera de vivir, les tocó luchar y sufrir una terrible guerra, cuidar de los suyos y a la vez trabajar, renunciar a su comodidad por el bien de sus familias, cómo no iban a ser fuertes y trabajadoras.

Mientras estos días he estado leyendo artículos en torno al 8 de marzo, sobre el papel de la mujer en la sociedad, la conciliación familiar, el peso de las mujeres en el emprendimiento, etc. Pensaba que a veces se nos olvida precisamente esto, cómo hemos llegado hasta aquí, cuanto ha tenido que trabajar y pelear siempre la mujer para salir adelante y la suerte que tenemos de haber tenido esas antecesoras, tan luchadoras e inconformistas, que nos han inculcado la fuerza y la entrega en lo que hacemos para conseguir nuestros objetivos.

Por eso, creo que es bueno mirar atrás, ver todo lo que hemos avanzado, y lejos de quedarnos satisfechas de nosotras mismas, no conformarnos y aspirar siempre a más.

Este es el primer artículo para este nuevo blog, "A escala humana", y no he traído hasta aquí el 8 de marzo ni toda esta reflexión en plan reivindicativo, sino más bien para lo contrario, celebrar todo lo que sí tenemos, lo que no tenemos que reclamar porque ya es nuestro, y la cantidad de herramientas y medios que tenemos a nuestro alcance las mujeres hoy en día.

Vuelvo a mis orígenes y pienso en cuánto y qué penosamente tuvieron que trabajar nuestras predecesoras, y todo lo que ellas hubiesen sido capaces de hacer con la mitad de lo que ahora hay a nuestro alcance.

Así que, ojalá que no se me olvide esto ante las adversidades y los sinsabores de cada día, ojalá no me paralicen los imprevistos y no pierda la calma ante la situación actual de nuestro entorno. Ojalá la próxima vez que, esta misma tarde o mañana, piense que algo es insalvable o inabordable sea capaz de decir como mi abuela, "Eso yo me lo como".


Si te ha interesado este post te recomendamos visites nuestra sección de blogs.


Eva Zorzano (@evazzm), arquitecto

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Publicidad