Post
anterior
Siguiente
Post

En el momento justo

Eva Zorzano Zorzano A escala humana
20 Mar. 2015 0 comentarios

blogs_image_post_detail

Hoy empieza la primavera, tenemos un eclipse de sol, es último viernes antes de vacaciones de Semana Santa... y, por si fuera poco, me entero en Twitter que es el #DíadelaFelicidad.

En fin, será por eso, será porque el invierno ha sido largo y duro, como bien cantaba George Harrison, parece que haya durado años, sea por lo que sea pero yo tengo una especial ilusión este fin de semana y ni el frío que aún tengo en los pies, ni la lluvia de la calle, ni las noticias, ni nada de nada me la van a quitar, así lo he decidido.

Esta semana pasada, como ya os conté en el último post, cumplí años, y lo celebré, claro. Dejé que me cantasen y hasta me olvidé de la operación bikini (ya en marcha, como todos los años) y me puse morada de pastel de chocolate. Y es que lo de cumplir años es algo terrible, no solo para las mujeres, para todos, siempre queremos cumplir más y ser mayores... hasta que ya no, queremos parar, radical, ni un año ni un mes más, cuando nos damos cuenta de lo rápido de la vida y la cantidad de cosas por hacer.

No hay una edad perfecta, recuerdo que cuando yo leía hace unos años las ofertas de empleo, era muy joven y me parecía que la edad perfecta era en la que yo estoy ahora, porque siempre pedían gente entre 30-45 años, con experiencia y demás. Y yo estoy ahí, justo en el medio, y pensaba yo que a esta edad iba a ser... no sé qué, pero soy la misma, la misma y otra, porque los años, el trabajo, la vida nos cambia, nos moldea y nos curte, ¿verdad?

Y además, resulta que ahora, cuando una se va acercando a los 40, llegan y nos cuentan que a los cuarenta podemos estar como a los veinte: ¡Los 40 son los nuevos 20! Pero... ¡venga ya!

Yo creo que ahora estoy mejor, mejor que a los veinte, sin duda, mejor que hace cinco años, también, así que decido hacer como con el vino, ya sabéis que me gusta disfrutar del vino (y contarlo), y en lugar de buscar un momento especial para abrir una botella singular, abrimos la botella singular, hoy mismo y decidimos hacer de este ¡Un momento especial! ¡Mi momento!

Porque nos pasamos la mitad de la vida planificando la otra mitad, con planes que seguramente no se cumplirán, con ideas que habremos de cambiar mil veces más. Nos pasamos el tiempo buscando "nuestro sitio en el mundo", nuestro puesto, nuestro rol, y resulta que de tanto buscarlo se nos olvida que ya lo tenemos, que es distinto que lo que pensábamos, que no está donde creíamos y que no nos hace sentir como esperábamos, ¿y qué?

En lugar de sentirnos fuera de lugar, esperar el momento justo, el día adecuado, el puesto perfecto, la situación ideal, hoy propongo que disfrutemos del eclipse, inauguremos la primavera con planes nuevos y nos demos un homenaje, ¿por qué no?

Dicen esta semana las encuestas, que los españoles somos los europeos menos satisfechos con su vida, cambiemos las encuestas, aunque sea por unos días...

Feliz fin de semana, womenali@s.

Fuentes documentales:

Imagen de portada, obra gráfica de Steven N. Meyers, radiografía de flores y plantas.

Publicidad
Publicidad
  • Con la colaboración de:
  •  logo-evo
  • Descarga nuestra APP:
  • App Womenalia IOs en Apple Store
  • App Womenalia Android en Google play