Aprendizaje por imitación

foto perfil de Mar GilMar López Gil es Miembro European Financial Planing Association (Asociado 10167) y Máster de Gestión de Carteras en el Instituto de Empresa. Licenciada en Derecho por la Universidad San Pablo CEU, es desde el año 2009 Wealth Advisor para Inversis Banco donde desarrolla un asesoramiento independiente, personalizado y ajustado a las necesidades del cliente, así como un seguimiento continuo de la evolución y resultado de las carteras. Antes fue Responsable Madrid Banca Privada en Caixa Penedés, Consultora Financiera en CITIBANK España y cubrió varias plazas en puestos de dirección de oficinas en el Banco Santander.



AprenderporimitaciónUn punto de partida: Formar e Informar.

Cuanto más formados están nuestros clientes más exigentes son pero también son más capaces de valorar nuestro trabajo como profesionales. Ese afán de formar, de enseñar y explicar, es lo que nos empeñamos en conseguir algunos gestores de patrimonio para los clientes y sus descendientes.Hace años que pienso que, más importante que la elección inicial de unas inversiones concretas, la clave del éxito y de la rentabilidad de una cartera está en las reuniones de seguimiento. En ellas es donde detecto, cara a cara y sin tecnicismos, si el cliente está cómodo, si duerme tranquilo con sus inversiones, si el perfil de riesgo que al inicio consensuamos es realmente correcto.

Por eso me parecen obligatorias porque creo que la gestión es un proceso continuo.
Además es en estos encuentros donde muchos clientes se forman, donde entienden las
particularidades y las diferencias entre los diversos vehículos de inversión (fondos, acciones,
etfs, bonos ...) desde su funcionamiento hasta su fiscalidad. Reunión tras reunión, los clientes
van interiorizando el conocimiento y sintiéndose progresivamente más parte del traje a
medida diseñado para ellos. Van siendo más activos en las reuniones, que pasan a ser
bilaterales, momento en que la cartera se construye conjuntamente entre el gestor y el propio
cliente.

Este proceso de seguimiento y formación viene determinado por la necesidad de
transparencia que no es más que informar de forma adecuada.

Y es en estas reuniones donde hace ya 10 años, me di cuenta que las mujeres, que nos
encargamos por lo general de la educación de nuestros hijos en todos los ámbitos, dejamos de
lado su formación financiera, de manera que llegan a la Universidad y no conocen la diferencia
entre una cuenta corriente y una de ahorro. ¡Os diré francamente que esto sólo pasa en
España!

Vamos a preocuparnos de que nuestros hijos tengan la formación necesaria no sólo para ganar
dinero sino también para gestionarlo. Y como aprendemos por imitación hagámoslo no
sólo por nosotras sino también por ellos. Yo llevo haciéndolo con éxito desde hace años con
familias y voy viendo cómo los hijos ya cogestionan sus ahorros.

Las familias que empujan a sus hijos a asistir a las reuniones de seguimiento consiguen que
ellos se vayan formando e interesando en la gestión, garantizando que en el futuro serán
inversores cualificados que sabrán decidir con criterio en qué activos invertir. En un momento
en el que vivimos rodeados de personas que no sabían en lo que habían invertido sus ahorros
tenemos la obligación como madres de ocuparnos de esta formación que no imparten en los
colegios.

Comentarios (4)

Con la colaboración de:

  • Womenalia y Aegon Seguros
  • Womenalia y Correos